Mientras fijan el presupuesto para las lecciones de 2021, crece en la ciudadanía la inseguridad, de que la situación crítica por la que atraviesa el CNE, se preste para un nuevo fraude, pues así lo catalogan varios políticos, los que dicen haber sido afectados en las últimas elecciones, luego del famoso apagón, que misteriosamente invirtió la votación que Cedatos y otras encuestadoras, iban minuto a minuto monitoreando, en dicho proceso.  

Ahora se habla de que el sistema de cómputo de esta entidad se encuentra obsoleto y este sería un grave antecedente para que hagan de las suyas varios interesados.  

En fin, lo cierto del caso es que nosotros como medio de comunicación, hasta este momento, no recibimos el pago, por concepto de publicidad, que nos adeuda dicha entidad desde el anterior proceso eleccionario, estamos hablando de que hay un retraso de más de un año y medio en la cancelación de la deuda. Supuestamente las elecciones se realizaban con el debido presupuesto, pero al parecer esto solamente fue una tomadura de pelo, que hasta el día de hoy, que estamos en las puertas de una nueva campaña, y no se avizora la cancelación de estas obligaciones por parte del CNE.  

Con tanta desorganización y cuestionamientos hacia esta entidad, es muy difícil pensar, que la misma esté preparada para afrontar el nuevo proceso eleccionario, más aún cuanto esta entidad junto a la Asamblea Nacional, son las instituciones más cuestionadas y con menos aceptación en el país. (O)