Durante el reclamo público desarrollado el viernes.

Son 2 millones de dólares que el Estado ecuatoriano adeuda a la Clínica de Diálisis Contigo CEDIALCON de Latacunga, los tratamientos están interrumpidos.

¡Queremos vivir! ¡Queremos Vivir! Fueron los gritos que se escucharon la tarde del viernes 4 de septiembre en el centro de Latacunga; las voces, estremecían a los transeúntes, se escucha de todo en las calles, pero un grito en el que se ve involucrada la vida, habla de tiempos duros, difíciles, crueles.

Los gritos venían de los 154 pacientes de diálisis de la Clínica de Diálisis Contigo CEDIALCON, resulta que el Gobierno central adeuda desde el 2019 un promedio de 2 millones de dólares, deuda que impide que los profesionales de esa casa de salud, puedan seguir atendiendo a las personas con normalidad, la deuda está asfixiando sus finanzas.

Meris López, médico de CEDIALCON, explicó que la hemodiálisis es una terapia de reemplazo renal, que se realiza por medio de una máquina con filtros especiales que cumplen o simulan la labor de los riñones; los pacientes necesitan este tratamiento tres veces por semana, y dura cuatro horas.

Por ahora la clínica se “las arregló” como pudo, la compra de filtros, ajugas, medicamentos, entre otros insumos necesarios para dar atención a los pacientes, fueron adquiridos por medio de créditos y parecidos, “pero los proveedores ya no pueden aguantar más, nosotros estamos recibiendo tratamiento, pero si el Estado no cancela pronto, podemos dejar de recibirlo en cualquier momento”, lamentó Renato Moncayo, paciente de CEDIALCON.

Moncayo no descarta que se tome acciones legales, para que sus voces sean escuchadas, “la vida de nuestros seres queridos está en juego”, dijo Israel Mora, de la comisión de pacientes. Mora contó que su Madre que recibe tratamiento es una paciente de grupo vulnerable, por ello su clamor es a las autoridades para que solucionen lo más pronto posible esta situación.