Si a algo le debemos la relativa tranquilidad económica en este país, eso es al dólar, moneda que ha permitido librarnos de temas como el de la especulación y la inflación.
Sólo imaginemos que hubiera sido del Ecuador si en estas circunstancias adversas, por las que está pasando la economía, no estuviera regido por la moneda americana, sin duda estaría de dueto con Venezuela.
Ni siquiera el nivel de robo y desfalco que se vivió en época de la revolución ciudadana, lograron lanzar al piso nuestra economía, vamos aproximadamente cinco años en deflación, este es un escenario perfecto para tomar decisiones y salir del empantanamiento en el que nos encontramos y en el cual no hallamos hasta la fecha, un rumbo fijo para superar las adversidades que nos dejó la famosa revolución ciudadana.
Es rescatable el trabajo que ha realizado el actual gobierno, pues ha tomado medidas económicas acertadas; pero está claro que debe buscar el mecanismo para quitar los paternalismos que no dejan despegar a la nación de manera definitiva y que la mantiene atada a una condición muy cuestionada en la que no vamos, ni para atrás ni para adelante.(O)