Al parecer este año se batirá el récord, no de algo bueno, ni de un aporte para la provincia, sino por el número de casos de suicidios, en su mayoría, lamentablemente, de gente muy joven.
Sin duda que la sociedad está descompuesta, recién vamos en los primeros días del mes de mayo y con preocupación nos topamos con la triste realidad de que, en cuatro meses, se han registrado 20 suicidios, algo incomprensible, que sin duda apunta directamente a la dura realidad económica que se vive en el país y que ha sido el detonante para que muchos vicios y casos de esta naturaleza estén proliferando.
No puede ser posible que en la actualidad ya no exista cárcel donde albergar a más reos, todos los centros penitenciarios se encuentran con hacinamiento; no hay persona en este país que no haya sido asaltada; la violencia intrafamiliar es el pan nuestro de cada día, de ahí se derivan todos estos dolorosos casos de suicidios, que sin duda son el más claro ejemplo, de las duras circunstancias por las que están atravesando gran parte, por no decir la mayoría de las familias ecuatorianas.
Pensamos que el tema de la reforma laboral, es urgente en este país, si no se encuentra la manera de generar trabajo, estos casos seguirán creciendo; se informaba en la televisión que en estos días, se ha logrado detener a tres personas que intentaron arrojarse desde el puente del Chiche, algo lamentable y que es indicio de un enorme grado de estrés, presión y falta de esperanza en días mejores.(O)