Se van a cumplir dos meses del proceso electoral de la segunda vuelta en el que alcanzó el mayor número de votos el candidato de PAIS, Lenín Moreno, consecuentemente es el presidente  de la República que se encuentra en funciones.

En este y otros procesos electorales hay organismos encargados  de la organización y control del proceso electoral, que además deben cumplir con las normas establecidas en la Ley.

Los candidatos y partidos políticos, además de los movimientos legalmente establecidos, acuden a esos organismos, el Consejo Nacional Electoral,  el Tribunal Contencioso Electoral a reclamar y para hacer valer sus derechos en los procesos electorales.

Una de las disposiciones emanadas de la Ley, el reglamento y otras legalidades menciona que los partidos, los movimientos y los candidatos están autorizados a realizar la respectiva campaña política, sin afectar los derechos de los demás.

Especialmente se refiere a  la campaña política a través de murales que deben ser ubicados en las paredes cuyos dueños hayan expresado su voluntad de ‘prestar’ la pared para ese  objetivo.

Se habla además de la colocación de propaganda en postes y paredes, se habla de los afiches, banderas y demás, elementos que deben ser retirados una vez concluido el proceso    electoral.

Partidos políticos, movimientos y candidatos hicieron uso y abuso de esos espacios y una vez concluido el proceso electoral debieron haber retirado esa propaganda, pocos sujetos políticos lo hicieron y el organismo electoral emitió las  sanciones.

Sanciones que tienen relación a la propaganda que no fue retirada en el proceso de la primera vuelta, organismos políticos cuyos candidatos -en el proceso- dijeron que querían y amaban a la ciudad y a la provincia y serían incapaces de afectarlas.

Llegó la segunda vuelta y los dos candidatos en disputa a través de los partidos, movimientos y sectores sociales que los respaldaban, procedieron a  colocar propaganda en  los espacios que creyeron conveniente, afiches y banderas se ubicaron en los postes de muchas calles de la ciudad.

Pasaron las elecciones, el candidato ganador se posesionó de su cargo,  Lenín Moreno se  encuentra cumpliendo el mandato de la mayoría y los dirigentes no se han preocupado de eliminar o retirar la propaganda electoral.

Incumplieron, como todo político y candidato, los ofrecimientos que hicieron en campaña de respetar a la ciudad, de respetar a los  electores, de respetar los bienes de la ciudad y la provincia. A la hora de la verdad no han cumplido y una vez más se muestran como son.

Ante esta situación y considerando que el organismo electoral está llamado a defender a la ciudad y sus bienes, debe proceder a sancionar a los dirigentes de los partidos y movimientos que no han cumplido con las disposiciones de Ley, caso contrario se volverán cómplices de  esta agresión a la urbe.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =