Los más diversos comentarios se han escuchado respecto de los primeros 30 días  en funciones del presidente Lenín Moreno, se hacen análisis y se comenta sobre sus actuaciones en diversos medios de  comunicación.

Se hacen entrevistas, se solicita el criterio de gente que está en la política y de sectores sociales, empresariales, importadores, de gente del pueblo, de los jubilados y maestros, amas de casa y trabajadores.

La mayoría señala su satisfacción por la presencia del presidente Moreno al frente del país. Por ahí alguien señala que  estamos en plena luna de miel y entonces todo es comprensión y felicidad.

Sus propuestas esperan  que se cumplan -especialmente- la mayoría de ecuatorianos a quienes les interesa el diálogo, que señaló va a abrir con los más amplios sectores; es lo más positivo para muchos el diálogo con algunos  sectores.

Esos diálogos con empresarios, con las Fuerzas Armadas, con la prensa y otros sectores darán sus frutos. A eso se suma como positivo el indulto a varios detenidos y considerados perseguidos políticos.

Hay muchos pronunciamientos, para Francisco Rocha, director de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos, hay una sensación de tranquilidad. Hemos tenido cuatro sábados que no nos han insultado, sin la ‘babosada’ y otras cosas de la semana, dice.

Señala además que ya se puede ir concretando temas, sobre todo en la comunicación y libertad de expresión, más allá del discurso, como derogar el reglamento de la Ley de Comunicación.

Mientras que David Chávez, sociólogo y catedrático de la Universidad Central, señala que Moreno deja claro su intento de tomar distancia del gobierno de Correa. La estrategia, construir una imagen de mayor tolerancia.

Manifiesta además que sin embargo lo que podría haberse interpretado como un ‘cambio de estilo’ muestra signos claros de que no será solo eso, sino que se trata -en realidad- de un cambio de proyecto.

Para Marco A. Navas, experto en Ciencias Políticas, Moreno debe desenmascararse de Correa; pero es impresentable que abandone las líneas de acción de un proceso que lo llevó a ser presidente. Lo dicho le permite colegir que ya no pertenece a Alianza PAIS.

Añade que tiene proyecto propio: la contrarreforma de la ultraderecha neoliberal nacional a lo acaecido en la década correísta. Si finalmente es así, debería desafiliarse de la tienda política que le condujo al poder.

Hay voces de todos lados y para todos los gustos, la verdad es que la mayoría de criterios coincide en acciones positivas del mandatario Lenín Moreno y esperan que el diálogo y la lucha contra la corrupción sean una realidad todos los días; para mejorar la economía y la calidad de vida de los ecuatorianos.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cinco =