Javier Álvarez, jefe de Operaciones de la Subzona Cotopaxi.

El proceso electoral que se llevará a cabo este domingo 7 de febrero ha despertado la preocupación de ciudadanos y autoridades. Los mismos esperan que este proceso pueda llevarse a cabo sin la existencia de altercados y garantizando la seguridad de los ciudadanos.

Javier Álvarez, jefe de Operaciones de la Subzona Cotopaxi, aseguró que todas las medidas de seguridad se han tomado para que las votaciones se realicen con orden. Alrededor de 523 policías estarán vigilando los sectores externos, a esto se suman 50 policías que vigilarán el edificio del CNE y otros 50 de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) que actuarán en caso de presentarse altercados en la provincia.

Para evitar las aglomeraciones, los cuerpos policiales se encargarán de ordenar el ingreso y salida a los recintos electorales. También se apoyará al trabajo municipal con el objetivo de que vendedores ambulantes y personas ajenas al evento no produzcan aglutinamiento de personas.

El control de las medidas de bioseguridad es uno de los puntos centrales del desarrollo de esta jornada electoral, para lo cual la Policía ha planificado operativos interinstitucionales de control y revisión. El chequeo del uso de las mascarillas y el distanciamiento social de los primeros puntos que se verifican en los votantes.

La logística para ese día se llevará a cabo desde las 5 de la mañana en cada uno de los recintos electorales culminando cuando todos los votos sean contados. Con los preparativos listos a ojos del Jefe de Operaciones Javier Álvarez el proceso en la provincia de Cotopaxi podrá darse con normalidad y orden. (I)