En medio de la pandemia, llega un día de singular significación para el Puerto Principal. El aniversario del Bicentenario de su emancipación política.

La crisis sanitaria  impide que Guayaquil celebre este día glorioso como lo acostumbraba, ahora el distanciamiento y las mascarillas marcarán el entorno festivo de la urbe.

Los próceres de octubre marcaron un derrotero fundamental para la urbe libre que no se detiene y camina segura por la senda del progreso, de la mano de sus hijos que trabajan incansablemente para posicionarla a nivel nacional.

Nuestro reconocimiento a la pujante ciudad que generosa ha recibido una migración constante de nacionales y extranjeros, convirtiéndola en un importante polo de desarrollo económico y cultural del Ecuador. (O)