Quevedo Izurieta es uno de los baluartes de la historia humana del país, emprendió en política, en sociología, en historia y varias aristas de la cultura de inicios del siglo XX.

Fue un estudioso de la sociedad del país, gran lector y producto de ello fueron sus obras sobre sociología, historia, política y altos valores humanos como García Moreno, entre otros.

Latacunga lo tuvo entre sus administradores educativos más progresistas, en efecto, fue llamado en 1919 a dirigir el colegio Vicente León, como lo hicieron su padre y abuelo, fue el pionero e iniciador del Museo Zoológico por ejemplo, que lo concluyó el rector doctor Varea Quevedo.

Como gran pensador e historiador, siempre quizo lo mejor para el establecimiento vicentino, tuvo fama de ser un ciudadano respetuoso de la ley, por ello en dos años, mantuvo al colegio en el pedestal merecido desde décadas atrás.

Lamentablemente su salud mental se vio resquebrajada, una dosis extrema de un medicamento que usualmente era usado por el entonces rector, lo llevó a la tumba en la mañana del 11 de Noviembre de 1921, hecho ocurrido en su casa ubicada en la esquina de las carreras “Once de Noviembre” (hoy Guayaquil) y “Del Colegio” (hoy Belisario Quevedo), tenía apenas 38 años de edad.

La noticia causó desazón en aquella pequeña Latacunga, las autoridades del colegio decidieron no nombrar primera autoridad por el tiempo de dos años, en memoria del gran latacungueño que nos dejaba repentinamente, legando una estela de cultura en sus mas importantes aristas. Hoy lo recordamos de manera especial, con el respeto que merecen hombres como él, que desaparecieron físicamente, pero que permanecen en sus obras que deben ser divulgadas en debida forma. Diario “La