La promoción de la lectura es, sin duda, algo infinitamente plausible, ya que actualmente la actividad se halla en el más mísero olvido, y un grano de arena que se ponga para su recuperación es algo muy positivo. No obstante, a pesar que cualquier esfuerzo que se haga es valioso, éste debe estar encaminado, de una manera lógica, hacia la consecución de los objetivos, porque se corre el riesgo de, si la iniciativa falla, dirigirse hacia lo opuesto, y, en lugar de conquistar lectores, se podría espantar a los potenciales amantes de los libros.
Generalmente, cuando una persona adquiere el hábito de leer, no sabe por dónde echar a andar planta y está en peligro de perderse en su derrotero, ofuscada por el tedio que puede provocarle la actividad. Es recomendable que un lector experto le recomiende – no obligue – el consumo de tal o cuál obra. Es cómo cuándo alguien empieza a patear un balón. El entrenador de fútbol debe guiar a su pupilo para que éste llegue a tener un dominio de su instrumento, a veces corrigiéndolo y recomendándole cosas. Así mismo es en la lectura. Se requiere de alguien quien guía al inexperto para poder elegir los mejores libros, con los cuales no sólo se nutra su emoción, sino también su intelecto.
Los foros de lectura fungen como esa oportunidad dorada que se tiene para mostrar a la ciudadanía la importancia de leer, y, posiblemente, captar algún nuevo amante de los libros. En dichos eventos, los principiantes pueden dialogar con los autores y con lectores expertos, quienes, con su testimonio de amor a las letras, pueden coadyuvar para que la gente se enamore de la actividad. Estos espacios sacan la labor lectora de los claustros literarios y lo ponen ante el pueblo, para que este forme parte del desarrollo cultural. Sin embargo, la forma como estos foros se los lleve a cabo cuenta mucho para el éxito que estos pudieran tener. Hay que dar fluidez al diálogo con el público, interactuar con él, conocer sus gustos y preferencias, en fin. Allí, los versados pueden recomendar obras, enderezar la mala lectura de algún neófito en los libros, etc. Sobre todo, se debe procurar que se desarrolle una manera de leer responsable, no a ciegas, ya que la aprehensión de cualquier tipo de textos puede llevar a que la persona aprecie ejemplares no recomendables, como los de la literatura de autoayuda, mismos que pudieran ser tomados cual referencia de conocimiento, despreciando así a obras literarias, históricas y filosóficas de real valía.
Se debe mencionar que los foros deberían ser aprovechados también para impulsar la mejora de otros aspectos en la cultura de la gente, como lo es la redacción, pues a la par que se forma el lector, debería también formarse el posible redactor. No se puede concebir un experto en libros, quien cometa faltas ortográficas, gramaticales, semánticas y lógicas en sus escritos. La gente, quien está atenta a todos los aspectos de una obra, no es ingenua, y si ve a un conocedor de libros escribiendo de forma pueril, de seguro irrespetará – en el buen sentido de la palabra – al mencionado experto, porque éste lo ha defraudado con sus propias aseveraciones y ha caído en sus mismas críticas.
Con miras de poner en práctica lo dicho, el día jueves, 20 de septiembre del año en curso, en la Casa de los Marqueses, a las 09h30 se realizará un foro de literatura. En este evento se pondrá a disposición de la ciudadanía numerosas obras y se brindará el testimonio de lectores profesionales. También se dará un recital de poesía, para que los asistentes disfruten de los versos magníficos que, en este caso, han sido realizados, en su mayoría, por ciudadanos latacungueños. Se buscará que la gente se familiarice con los libros y se enamore de ellos, ya que éste es el primer paso hacia la consecución de lectores asiduos en la ciudad, aparte, se promoverá la buena escritura como forma de expresión correcta del castellano y se tratará la temática de la inclusión de género en el idioma. Se invita a la colectividad para que asista al evento y den realce al mismo con su presencia, pudiendo nutrirse las personas de estos conocimientos culturales, que son tan beneficiosos como interesantes… (O)
CONTINUARÁ…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + diecisiete =