Con tanto feriado no sabemos si festejaremos el próximo año el día del trabajador o el día del desempleado, porque los empleadores no tendrán con qué pagar, el costo que estas vacaciones significan.
Resulta anecdótico que en la peor crisis de empleos que existe en el Ecuador, el gobierno se dé el lujo de decretar, prácticamente tres o cuatro feriados en el caso de los cotopaxenses en aproximadamente un mes.
La situación del Ecuador no está para estos lujos, la situación del país debe estar concentrada en poder acceder a un cambio laboral, que permita atraer a la empresa privada, para generar, las tan necesarias plazas de empleo que se necesitan de manera urgente, para salir de esta crisis, en la que lo único que ha crecido es la delincuencia y la violencia intrafamiliar, entre otros vicios más, que son claros indicativos de los desgobiernos que se ha tenido que soportar en estos últimos años.(O)