Abigail Lara, coordinadora Zona 3 de la Secretaría de Derechos Humanos. Foto: M.S./La Gaceta

Cerca de 15 días en Ecuador las personas se encuentran en confinamiento en casa; en algunos casos se ha llegado a dar ciertos grados de agresividad. En Cotopaxi se ha reportado 31 seguimientos de violencia de género desde que se dictó la medida de emergencia sanitaria por el Covid-19.

El portal web Psicología y Mente define a la violencia como la utilización de la fuerza física o del poder contra uno mismo o contra otros, de modo que este acto cause daños físicos, daños psicológicos o privaciones. Esto significa que violencia es el uso de agresiones físicas para perjudicar a alguien, pero también el manejo del poder, algo más abstracto, para causar daño o limitar significativamente las opciones que se le plantean a una persona. 

Actualmente en Ecuador se ha incrementado las denuncias por agresiones dentro de la casa durante el aislamiento por la emergencia sanitaria por Covid-19.  Para esto el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) a nivel nacional abrió un protocolo de emergencia para casos de violencia intrafamiliar.

Abigail Lara, coordinadora Zona 3 de la Secretaría de Derechos Humanos, informó este lunes 30 de marzo que solo en Cotopaxi existen 31 seguimientos.

“Es importante que las mujeres sientan que no están solas” indicó. Además, la entidad se encarga de precautelar la integridad de las mujeres, niños y personas de la tercera edad sobre todo la Secretaría de Derechos Humanos es el ente rector de todo el sistema de protección de derechos de acuerdo a la Ley Orgánica Integral de Prevención y Erradicación de la Violencia contra la Mujer.

Lara advirtió que existen mecanismos para poder pedir auxilio uno de ellos es llamar al 911 también si es víctima y no puede continuar dentro de la vivienda se ha habilitado los alojamientos temporales o a su vez puede salir el agresor del hogar; mientras que la mujer queda con un número directo de las entidades de auxilio para que en el caso de suscitar algún inconveniente le asista la Policía Nacional.

En las zonas rurales de las parroquias las víctimas pueden dirigirse a las Tenencias Políticas que es donde también se dictan medidas administrativas de protección.

El llamado que hizo la coordinadora zonal fue que debe haber concienciación en el género femenino porque han habido casos de afectividad que provoca querer mantenerse junto a su agresor. De los 31 procesos de seguimiento registrados en la provincia todos están siendo asistidos y monitoreados por el equipo de Servicio de Protección Integral, de ellos tres casos el agresor ha optado por salir del domicilio.

Los expertos identifican varios tipos de violencia entre ellas está la psicología, patrimonial, sexual, física, ginecobstetricia, entre otras.  Y a decir de Lara todas son denunciables. “Aquí la corresponsabilidad ciudadana es importante porque no solo se requiere de instituciones públicas que trabajen en temas de violencia, sino también que todos sepamos que no sólo la víctima puede denunciar la violencia”, expresó.   Por lo tanto, si una persona es testigo de violencia contra la mujer, niños y de las personas de la tercera edad es necesario que actué inmediatamente. (I)