Las aceras del Empedrado están en mal estado y requieren un adecentamiento global. FOTO M.S. LA GACETA

Hace dos años la directiva del barrio San Sebastián solicitó a la Municipalidad el arreglo de las aceras y bordillos de la calle histórica más conocida como del Empedrado, hasta el momento no se ha dado oídos a la petición y el espacio está con baches y varios daños.   

Según la historia San Sebastián fue fundada el 28 de abril de 1538 como parte de la labor evangelizadora de los padres dominicos.  Guido Rojas, presidente del barrio, indicó que la Dirección de Obras Públicas le ha indicado que deben iniciar con los trámites desde el principio, ahora nuevamente comenzará con la gestión para que se pueda desarrollar la obra.

Otro de los inconvenientes es la presencia del excremento de los perros “es una linda calle tradicional, pero como está puro baches eso afecta”. Consideró Rojas que la gente todavía no se educa “si yo tengo un perro debo salir a la calle con una pala y una funda para recoger y botar los desperdicios en un tacho de basura”, expresó.

Ante esto solicitó a las autoridades capacitar a la gente, concienciar sobre el buen cuidado de las mascotas.

Pese a ser San Sebastián uno de los barrios más antiguos de la cabecera cantonal de Latacunga todavía hay necesidades, expresó Gladys Núñez, propietaria de una tienda.

Lo prioritario la seguridad consideró que les afectó la llegada de la cárcel y más aún de las personas extranjeras que deambulan, “unos piden dinero y otros trabajos y no sé sabe a qué atenerse una vez se les da y otra vez regresan”, manifestó.

En su caso esta situación le molesta ya que no tiene la tranquilidad de antes y ahora está pensando en colocar rejas. De la misma forma coincidió con el presidente sobre la presencia de animales en las calles “desconozco si los propietarios les abandonan o abren las puertas para que salgan a hacer sus necesidades fuera de casa”.

En cuanto a las aceras estimó que hace falta mantenimiento en especial la que va en subida hacia la Avenida Oriente porque no se puede circular y están dañadas, según Núñez.

La señora que vive cerca de 44 años en el lugar solicita a las autoridades más preocupación y adecentamiento a la vez darle otra imagen a lo que realmente significa una ciudad, “no se ven cosas nuevas, obras, no hay progreso”, finalizó. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + veinte =