El control y la vigilancia que la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (Acess), realiza en los Centros Especializados en el tratamiento a personas con consumo problemático de alcohol y otras drogas (Cetad), tiene como objetivo precautelar la seguridad de los pacientes, quienes tienen derecho a recibir servicios de salud de calidad que incidan positivamente en su recuperación integral.

La Acess actúa en coordinación con instituciones públicas que garantizan derechos ciudadanos, como el Ministerio de Salud Pública, Policía Nacional y la Defensoría del Pueblo.

Estos controles conjuntos y las denuncias ciudadanas, permiten ubicar y sancionar a establecimientos clandestinos que ofertan servicios de salud a personas con problemas de adicción, sin el licenciamiento y permiso de funcionamiento otorgado por la Agencia.

Desde el año 2021, hasta la fecha, la Zona 3 de Acess, que está integrada por las provincias de Cotopaxi, Tungurahua, Pastaza y Chimborazo, ha efectuado un total de ocho clausuras: dos en Cotopaxi; tres en Tungurahua, y, tres en Chimborazo.

En los establecimientos clausurados se constató que la infraestructura no era la adecuada, no había condiciones higiénico-sanitarias, ausencia de programas terapéuticos, mala gestión de desechos sanitarios, pacientes con internamiento en contra de su voluntad, hombres y mujeres compartían el mismo ambiente, incluso con menores de edad, a pesar de que esto lo prohíbe la normativa sanitaria vigente, adicionalmente los lugares no contaban con el licenciamiento, ni permiso de funcionamiento.

Los Cetad que cumplen con la normativa sanitaria vigente, garantizan que el paciente que accede a estos servicios de salud, va a encontrar condiciones de infraestructura, equipamiento, talento humano, programas terapéuticos y condiciones higiénico-sanitarias, que van a posibilitar su recuperación.