Desde muy pequeño tenía una afición a la música, por eso mis padres me mandaron a estudiar en la ciudad de Latacunga con el profesor Alcides Viera (+) ahí aprendí a tocar los instrumentos musicales  cuando el tiempo me permite  me pongo a practicar aquí en la casa, dice don Adán Bonilla muy contento quien nos recibe y nos  enseña  varios instrumentos musicales y esa afición  que tiene por la música, me gusta cuando me invitan a las fiestas familiares para que les interprete alguna piezas musicales  y ver esa alegría con la que bailan mis paisanos la música ecuatoriana me alegra más y de ahí nos servimos unas copitas y la fiestas se prolongan hasta altas horas de la madrugada,  nos dice muy sonriente.

Debemos hacer conocer a las  nuevas generaciones que la música ecuatoriana tiene un gran valor y que debemos siempre sentirnos orgullos de lo nuestro por eso algún día me gustaría compartir mis conocimientos musicales con las nuevas juventudes para que aprendan y se sientan orgullos de la música de nuestro país.