Parte de su casa está adecuada para poder elaborar las máscaras. FOTO M.S. LA GACETA

Parte de su vivienda se ha convertido en su taller donde está instalado una mesa y un banco de madera, ahí labora María Dolores Yánez, vive en la calle Hermanos Pazmiño y Guayaquil de Latacunga.  Ella elabora máscaras, un producto que sólo es comercializado en septiembre y diciembre.  

Las caretas son hechas de la funda de azúcar, papel periódico y engrudo. Con 79 años continúa trabajando en vista de que está sola y junto a ella está su perro “Clavelito Hidalgo”.  

Hace unos meses falleció su esposo César Alonso Hidalgo Vargas de fibrosis pulmonar, quien le enseñó la actividad hace 10 años. Ahora, ella ha tomado la batuta más que nada para poder sustentarse económicamente.

No, todo el año existe demanda del producto en vista de que sólo es elaborado por dos temporadas.  En este tiempo está trabajando para un pedido para la Mama Negra de septiembre, festividad donde se acostumbra dar un recuerdo.  

Son 300 caretas pequeñas que se encarga de crear y que tienen forma de huacos y de negritas, así también están las grandes de perros y gatos. Primero coloca el papel y le deja secar, para el fondeo lo hace con pintura de agua y encima coloca el esmalte y sigue dando las formas.

Una actividad que a decir de Yáñez es difícil y cansada más que todo por su edad, incluso sus dedos de tanto moldear le duelen, pero debe laborar para poder sustentarse todo un año en vista de que no recibe el bono “me negaron porque soy artesana”, expresó.

Está atrasada dos meses de arriendo y en ocasiones no tiene como pagar el agua y la luz, peor para comer. Hay días que “paso sin probar bocado”, dijo.

En las máscaras pequeñas se demora unos cinco minutos y en las grandes una media hora.  Vende a cien dólares el ciento. A la vez, un dólar por careta, sus huesos ya no resisten como antes, pues solo ella elaboraba entre mil a mil doscientas caretas. Hoy necesita ayuda para terminar todo el trabajo y poder obtener algo de dinero. Trabaja desde las 06:00 hasta las 16:00, tiene cinco hijos, pero cada uno ha formado su hogar, expresó.

Por su parte, Fabián Murgüeito, director distrital del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) en Latacunga, explicó que los procesos se inician mediante una valoración de la condición económica del ciudadano.

Dijo que de existir un asunto específico “no tenemos ningún problema de hacer una valoración y dar lineamientos para que esta persona tenga a través del Instituto de Economía Popular y Solidaria los elementos necesarios que le permitan desarrollarse”.

Además, el Gobierno Nacional estableció el aseguramiento no contributivo conocido como Bono y en la provincia beneficia a 34 343 usuarios “tiene por objeto cubrir a los grupos que se encuentran en situación de pobreza y vulnerabilidad frente a la necesidad de ingresos”.

Está dividido la compensación económica para 10 mil usuarios adultos mayores, además existe el Bono Mujeres que favorece a 10 200, Bono Variable de hasta 150 dólares beneficia a 4292 personas, Bono para Niños con Discapacidad abarca a 455 personas, Bono Mis Mejores años se destina para 7210 usuarios, Bono Joaquín Gallegos Lara atiende a 553 usuarios.  Todo esto ha establecido que en Cotopaxi se maneje un presupuesto anualmente de aproximadamente 29 millones de dólares. (I)