Sillas de ruedas  que el Distrito de Salud entregó a los adultos mayores. FOTO M.S. LA GACETA

12 adultos mayores del Asilo de Ancianos, fueron beneficiados con la entrega de sillas de ruedas por parte del Distrito de Salud Latacunga. Cada una tuvo un costo de 291 dólares, con una inversión de 3500.

Al conmemorar los 50 años de creación del Ministerio de Salud Pública, el distrito de Salud 05D01 Latacunga, conjuntamente con la coordinación zonal Nro. 3 y con el Programa de Calificación de Discapacidad,  hizo la entrega de 12 sillas de ruedas al “Instituto Estupiñán”, esto previo a un chequeo realizado por parte de los equipos médicos, informó Jorge Rosero, especialista de promoción de la salud y responsable de salud mental del Distrito de Salud  Latacunga.

Cada silla tiene un costo de 291 dólares, parte de un presupuesto invertido de 3500 dólares. Según Rosero, se está fortaleciendo los programas de calificación de discapacidades, a los cuales se han efectuado entregas de diversas ayudas técnicas y una de ellas, 26 sillas de ruedas en las unidades operativas de los calificadores de discapacidad, principalmente en el Centro de Salud Tipo C de este cantón.

Además, dijo que diferentes médicos asisten al Asilo para los chequeos y los casos más comunes son las complicaciones  propias de la edad, envejecimiento sumado a enfermedades cardiacas e hipertensión, las cuales van contralando y  haciendo actividades de prevención de las patologías.

Señaló que a los pacientes que son tratados por el Ministerio, se les hace el flujograma de atención normal y también la entrega de medicación específica, además, la semana anterior se creó un club del adulto mayor, el cual va a funcionar permanentemente en actividades de promoción y prevención de la salud.

Las sillas llegan con sus repuestos correspondientes, así como bombas para inflar las ruedas y se hará un monitoreo del mantenimiento y del uso, manifestó Rosero.

Sor Mónica Güilcaso, directora del Asilo, destacó que hace un año se hizo la gestión para adquirir  esta herramienta de movilización, puesto que las que tenían, por el uso se fueron deteriorando, incluso ya no tenían en stock. Ayer las antiguas sillas fueron ubicadas en  la bodega de mantenimiento y servirán  para sacar piezas en el momento que sea necesario.

La Directora indicó que esto es de gran ayuda, ya que conforme va pasando el tiempo,  hay abuelitos que lo van necesitando. “A nosotros nos interesa el bienestar de los abuelitos”, finalizó. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × dos =