Paúl Maldonado, responsable de la Jefatura de Responsabilidad Social de Aglomerados Cotopaxi. FOTO N.CH. LA GACETA

Pastoreo comunitario, elaboración de juguetes con residuos de madera, cuidado de fuentes de agua y entrega de becas estudiantiles son los proyectos de los cuales se benefician las comunidades.

Como parte de los proyectos de Responsabilidad Social de Aglomerados Cotopaxi, 85 familias de 7 grupos comunitarios que están ubicados en la zona norte de Latacunga se benefician de pastoreo gratuito en los bosques de la empresa cotopaxense, los sectores beneficiados son La Cooperativa Dolorosa, Santa Rita están en San Agustín del Callo e Itilio.

En Tanicuchí desarrollan un proyecto en el que elaboran juguetes con materiales que no se utilizan en la producción y con tableros de MDF y  residuos del Bosque que quedan después de las cosechas de madera. Estos trabajos los realizan a través de la asociación, Somos artesanías, con la finalidad de llegar a los niños que están en edad escolar de la parroquia y sus comunidades.

Otro de los proyectos es la gobernanza de agua, tomando en cuenta que alrededor de 27 fuentes nacen dentro los bosques nativos de Aglomerados  “tenemos proyectos de manejo conjunto con comunidades, con sistemas de riego que nos permiten ejercer derechos tanto a ellos como los usuarios del agua y a nosotros como propietarios de las tierras”, manifestó Paúl Maldonado, Jefe de Responsabilidad Social de Aglomerados Cotopaxi.

Es un trabajo que desarrollan desde el 2011 lo que ha arrojado resultados satisfactorios a través del monitoreo del caudal de agua que ha permitido que las comunidades y la empresa privada asuman roles de responsabilidades tanto ambientales como sociales. Maldonado, explicó que la empresa tiene su zona de influencia directa en la parroquia de Aláquez, Pastocalle y Tanicuchí en el cantón Latacunga y en la parroquia Chugchilán del cantón Sigchos donde cuentan con un patrimonio forestal por más de 40 años en el país.

En cuanto a la ayuda que brindan a las comunidades a través de sus proyectos mencionó que hay que diferenciar mucho el regalar por regalar y la responsabilidad social, tomando en cuenta que este último busca la sostenibilidad, por lo que cualquier apoyo que se dé vaya atado a una propuesta mucho más amplia de desarrollo como tal.

Uno de los aportes de mayor significado es la entrega de becas estudiantiles a 14 jóvenes hombres y mujeres en condiciones económicas desfavorables, quienes ahora con títulos universitarios de los cuales incluso salieron fuera del país y regresan a sus comunidades a aportar en el desarrollo local y crecimiento económico. “En ese sentido nuestra empresa tiene previsto desde hace muchísimos años convertirse en un agente que aporte al desarrollo sostenible del área de influencia entonces lo que nosotros buscamos en realidad son actividades que permitan generar resultados positivos”, sostuvo Maldonado. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 1 =