Si algo no se puede ver con claridad, es el proceso que gira en torno al nuevo camal municipal, una obra que desde su nacimiento tuvo polémica, pues inexplicablemente antes de que ni siquiera se contrate la obra, el exalcalde Sánchez ya se adelantó a adquirir los equipos, para este lugar, equipos que han pasado abandonados por cerca de tres años, un completo absurdo y que lastimosamente no fue auditado como se debía por los exconcejales de Latacunga, los que de la manera más simple permitieron este tipo de picardías absurdas, que sin duda obedecen a algún tema oscuro, sino cómo entender la desesperación que tenía este personaje por adelantarse a la compra de estos costosos equipos.
El actual Burgomaestre ha mencionado que existe una serie de irregularidades en la contratación de esta obra, como adelantos de millones y pagos que se están realizando sin que la obra ni siquiera comience.
Sin duda que la nueva administración municipal es la llamada a esclarecer todos estos temas para que la Contraloría sancione como corresponde, pues no se puede pasar por alto algo tan trascendental para la ciudad, que no ha pasado de ser una simple promesa, con maquinaria comprada hace varios años, que se está destruyendo en el olvido. (O)