Presentación del proyecto de nutrición familias saludables.

El kit entregado a cada una de las favorecidas comprende una gallina ponedora, alimento, medicina de aves y una planta, el objetivo es apoyar a través del consumo del huevo mejorar la nutrición de los menores de cinco años.

Bajo una tarde llena de sol, aproximadamente 123 familias de la parroquia de Aláquez, del cantón Latacunga, llegaron hasta el coliseo de la parroquia, donde varias madres de familia con sus pequeños hijos en sus brazos fueron parte de la presentación del programa de nutrición Sinchi Ayllucuna, familias saludables y recibieron de manos del prefecto de Cotopaxi Jorge Guamán, la entrega de los kits.

Este programa piloto que inició a ser ejecutado en Aláquez, y que con el paso de los días irá ampliándose a otras zonas del cantón y la provincia, cuenta con el apoyo de la empresa privada como Induacero, Cooperativa de Ahorro y Crédito 9 de Octubre, Fundación ACRA, GAD parroquial de Aláquez.

Cada una de las familias beneficiadas de este proyecto recibieron una gallina ponedora de 14 semanas, alimento de ave, medicamento para su cuidado, un bebedero, comedero y una planta que deberá ser plantada en la casa y servirá de sombra para la gallina ponedora y el huevo servirá para la alimentación de los niños.

Este programa que arranca en Aláquez está pensado en los niños y niñas que deben tener una vida saludable para enfrentar el futuro, dijo el prefecto Jorge Guamán, asimismo aseguró que en los próximos días entregarán otro tipo de alimento para complementar la salud de los más pequeños, estas acciones están dirigido para contrarrestar la desnutrición infantil de los niños menores de cinco años que existe en los siete cantones de Cotopaxi.

Martha Quimbita, madre de familia de la parroquia de Aláquez, beneficiaria del proyecto, dijo que esta iniciativa del GPC servirá para mejorar la nutrición de sus hijos, por ello agradeció a los impulsores del proyecto que consideraron a varias familias de la parroquia, donde las favorecidas son 123 mujeres.

Una vez realizada la entrega de los kits de ayuda a las mujeres, el siguiente paso de los técnicos responsables del programa será llegar a cada uno de los hogares y apoyar en la construcción de los gallineros para el hábitat de la gallina ponedora y cuente con un sitio seguro e inicien con su proceso de postura.