Nuevo método de robo utilizaron tres antisociales para realizar el ilícito  en pleno centro del cantón.

El día lunes a las 11:00  de la mañana en las calles Manabí y 19 de Mayo esquina,  en la planta alta se encuentra ubicado el consultorio médico de Alejandro I. quien fue objeto de robo por tres sujetos  dos mujeres y un hombre quienes con nueva técnica de delinquir se llevaron varias pertenencias.

Al dialogar con el galeno manifestó que se encontraba atendiendo con normalidad el día lunes a eso de las 11:00 llega una pareja, la fémina desea ser atendida por consulta médica, la pareja intentó ingresa al consultorio, pero el médico señala que solo puede ingresar quien se va atender, para llenar la ficha la ciudadana se identificó con el nombre de Katherine Rodríguez (nombre ficticio al parecer) de 25 años, luego en el proceso de la consulta solicita le preste el baño el cual se encuentra en la parte de afuera, abruptamente con su pareja, supuesto esposo, ingresa al consultorio a la voz de, esto es un asalto, amedrentan con arma de fuego al médico a quien apuntan en su cabeza, le pide que entregue el dinero, y éste les señala que está en la gaveta del escritorio de donde toman 500 dólares, además un equipo de diagnóstico, le pide que abra la caja fuerte y al exponer que no tiene nada más le quitan el reloj, celular y una cadena de oro, además de los documentos personales.

Posterior los antisociales con cinta adhesiva le tapan la boca, le atan las manos y los pies y empiezan a trastear en todo el consultorio en busca de más pertenencias, botando todo al piso y antes de irse los delincuentes vuelven a colocar mas ataduras en las manos, pies y boca; los delincuentes bajaron las cortinas para cometer el robo, al parecer una tercera persona se encontraba en la parte de abajo del consultorio que era la campanera y se encontraba vestida de enfermera.

Su  hijo que se encontraba en el cuarto de estudio, al escuchar el pedido de auxilio de su padre quien se había desatado parte de las ataduras sale y se encuentra con la novedad del robo e informa a la Policía Nacional  de lo sucedido.

Por su parte La Policía Nacional procedió a verificar las cámaras de video  vigilancia de los locales aledaños al lugar,  donde se pudo evidenciar el momento en que salen dichos ciudadanos, en coordinación  con el Ecu-911,  con el fin de que se realice un rastreo al terminal móvil sustraído, verificando que el terminal móvil ya se encontraba apagado y que la última ubicación reflejaba en la provincia de Los Ríos, cantón Valencia. Se impartió la información con las demás unidades, a fin que estén pendientes con dichos ciudadanos  por los diferentes lugares de responsabilidad.