Alejandro Plazarte, dirigente del transporte escolar-interinstitucional.

El 50 % restante, ante el cierre de las instituciones educativas están dedicadas actividades particulares como a la venta de legumbres, víveres, zapatos, ropa utilizando sus propias unidades.

Alejandro Plazarte, dirigente del transporte escolar interinstitucional de Cotopaxi, lamentó que las expectativas del gremio no hayan sido cumplidas ni por el gobierno saliente y entrante, y una muestra de aquello es que las deudas que mantiene los socios con las instituciones financieras no lograron alcanzar una prórroga para los pagos.

En la provincia dos unidades de transporte fueron embargadas por la falta de pago de las cuotas en los bancos de parte de los socios.

Dentro de la reforma a la Ley de Tránsito que está en vigencia desde agosto del presente año, existen articulados que benefician a los transportistas, por lo que están a la espera se cumpla y no únicamente sea una norma interpretativa a gusto de las diferentes autoridades.

En vista que las instituciones educativas continúan cerradas sus puertas a las clases presenciales, la empresa privada abierto la posibilidad para que el transporte escolar-institucional entre a dar servicio en dichos sitios, pero bajo condiciones de la empresa, especialmente en el tema a costos, en este marco algunos socios están trabajando dentro de esta modalidad.

Mientras tanto el resto de asociados se han dedicado a diferentes actividades comerciales, utilizando sus propias unidades para ello han realizado el retiro de los asientos para tratar de subsistir y mantener a la familia.

El dirigente señaló que mantienen las expectativas que algún rato pueda retomarse  el trabajo  con la apertura progresiva de las instituciones educativas a la presencialidad, para ello mantienen diálogos con las instituciones educativas que están reiniciando clases, para poner a disposición las unidades cumpliendo todas las medida de bioseguridad y el aforo permitido por las autoridades como el COE cantonal, mientras tanto, seguirán esperando en que algún rato regrese la normalidad y poder retornar las actividades de seguir prestando servicio dentro de la parte educativa.

La mayoría de los socios del transporte escolar-interinstitucional, han regresado al campo desarrollando proyecto de emprendimientos, otros están vendiendo verduras, víveres, venta de zapatos, ropas utilizando sus propias unidades recorriendo las ferias, trabajo que permite obtener algo de dinero para cumplir sus propias necesidades. En la provincia existen sobre las 300 unidades, de este total 150 están prestando servicio dentro de la empresa privada.