Es modelo de ejemplo ver como en ciudades vecinas, la conciencia de lo que significan los espacios verdes y la calidad de vida, les están dando un giro muy grande a estas urbes.

En esta ocasión nos referimos Ambato una ciudad que fue gravemente afectada por un gran terremoto y quedó destruida, la volvieron a parar; pero de una manera no tan armónica y organizada;  sin embargo, el tiempo la misma ha ido recuperándose y ya no es aquel lugar poco agraciado, al contrario hoy cada vez es más turística y llamativa gracias al continuo trabajo de sus autoridades por mejorar todo el entorno de la ciudad y como lo hemos dicho, por esa obsesión de desarrollar espacios verdes y de sano espaciamiento para la ciudadanía, algo muy diferente a lo que ha ocurrido con esta ciudad, en la que al contrario todo lo verde parece estorbar a las autoridades y por eso, lo mandan a talar.

Ya son años, tal vez décadas en las que pedimos que se nos den nuevos espacios verdes y de sano esparcimiento, algo que parece imposible o no cabe en el pobre pensamientos de nuestras autoridades, como dice el dicho “ Dios da barba al que no tiene quijada”, esto parece que ha sucedido a los latacungueños, los que hemos estado rodeados de mucha naturaleza y rincones pintorescos, que hoy por nuestro descuido y quemeimportismo están desapareciendo y toda esa ciudad hermosa que conocíamos se está desmejorando por completo, sin que nadie haga ni diga nada por superar esta triste realidad. (O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + dieciocho =