El sábado 27 de octubre 60.000 bachilleres a nivel nacional y 1120 en la provincia de Cotopaxi rindieron la prueba “Ser Bachiller” en diferentes establecimientos para ver qué carrera profesional debía seguir, y de esta manera saber en qué Universidad y en qué ciudad deberían hacerlo. Entonces se producen una serie de situaciones, algunas curiosas, otras tristes, otras jocosas…de todo.
Estudiantes de Quito tienen que trasladarse a Ambato, Riobamba u otra ciudad; estudiantes de Riobamba van a Quito, los de Latacunga a Riobamba, Ambato u otra. Se altera la dinámica familiar, su economía, amistades, etc. etc. Pero más allá de eso, que es solo la superficie del problema, el fondo está si el estudiante va a estudiar lo que realmente le gusta, de lo que soñó o va a prepararse en lo que le han dicho que tiene capacidad.
Surge entonces la necesidad de identificar lo que significa la aptitud y la inclinación (¿talvez vocación?). Es verdad que todos los seres humanos tenemos capacidades diferentes, pues unos tienen mayor facilidad para materias exactas, otros para las letras, otros para actividades artísticas, etc. (que se miden con pruebas de: lógica verbal, lógica espacial y otras) pero esto no significa necesariamente que por tener esa aptitud tenga que estudiar algo con lo que no se siente identificado.
En el caso contrario, probablemente alguien no es muy bueno para materias exactas, pero su inclinación es trabajar con las manos, se siente inclinado a construir y crear; ¿entonces por el resultado de un cuestionario tendrá que renunciar a lo que ama, a lo que le apasiona? Quien se siente inclinado a las artes en sus diferentes manifestaciones, pero es muy apto para materias exactas ¿tendrá que hacer de su vida lo que le arroje el cuestionario? ¿Tendrán que renunciar a sus sueños y dedicar toda su vida a algo que no les atraiga?
“Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma” (Nelson Mandela), “Los hombres son dueños de su propio destino” (Paulo Coelho) dicen éstos y muchos otros grandes hombres y pensadores. ¿Será que están equivocados? ¿Será que nuestras nuevas generaciones no tienen la capacidad necesaria para tomar decisiones y ser dueños de su destino, por lo que hay que ayudarles y/o darles decidiendo?
Personalmente creo que se ha dejado de lado de ver el potencial que tiene el ser humano de lograr lo que se propone, se olvida que cada persona tiene un propósito en la vida que es el motor que le impulsa a seguir y vencer las dificultades que se le presente en su consecución. Pero este propósito es responsabilidad individual al que se puede ayudar a identificar…pero no a decidir.
Nadie debe tener la capacidad o potestad para decidir el destino de una persona. El futuro le pertenece a cada ser y debe ser conquistado, pues todos tenemos un potencial ilimitado, al que hay que ayudar a apropiarse
Qué importante sería que en las instituciones educativas se retome los departamentos de Orientación Vocacional en donde se ayude a los jóvenes a identificar su “vocación”, se apasionen y luchen por ello. Que importante sería que se incentive a que cada estudiante conozca su potencial ilimitado, que identifique su propósito de vida y dedique todo su esfuerzo en su consecución.
Que importante sería que las instituciones formen más “hombres luchadores” en lugar de dedicar horas de horas en preparación para rendir el examen de “Ser Bachiller” para lograr un buen puntaje que le permita acceder a un cupo en una Universidad y estudiar su primera opción; o la segunda, en cuyo caso ya no será su sueño, sino lo que le permite el “puntaje” y por tanto ya no será “el dueño de su destino”, consecuencia de lo cual tendremos un profesional sin amor a lo que hace, porque no es su objetivo. O también indirectamente se obligue al joven a renunciar a una carrera profesional y busque insertarse en actividades laborales y lo conviertan en un ser frustrado, puesto que no tuvo el incentivo necesario para alcanzar lo que siempre soñó.
La dedicación de valioso tiempo en estos menesteres, desvirtúa el verdadero sentido de la educación, transformándose en el mejor de los casos solo en transmisores de información. Se deja entonces de lado la formación de seres libres de pensamiento… libres de acción.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × tres =