Muchos países han realizado importantes inversiones alrededor del turismo para rentabilizar esta actividad que puede generar ingresos para las ciudades y sus pobladores, existen comunidades alrededor del mundo que con esta apuesta llegan a exportar sus bienes patrimoniales y su cultura a través de las experiencias de sus visitantes.
Esta actividad sola no genera los ingresos necesarios para la conservación del patrimonio al que se lo explota de esta manera. Es así como países europeos tal como España apostaron al turismo en gran escala, el cual genera un rubro interesante de ingresos, pero que es menor que el gasto que el instituto de patrimonio y las entidades encargadas de los parques nacionales gasta en mantenimiento y mejoramiento de estas áreas, es decir, si sumamos el ingreso que necesitan personas naturales, empresas y estado versus el gasto de los turistas, no tiene una balanza positiva, es ahí donde grandes empresas privadas realizan inversiones que deducen de su impuesto a la renta para la conservación de estos espacios de recreación.
Básicamente ciertos estados se han enfocado solamente en poner a disposición su gastronomía, su patrimonio, su infraestructura hotelera y de diversión, siendo incapaz de equilibrar el gasto que estas significan.
Hay países que a lo mencionado le ha sumado el turismo de compras, el referente del norte, donde producir es imposible por sus altos costos, le apuesta a este turismo e ingresa ingentes cantidades de dinero por este rubro, vendiendo cosas importadas a precios que los países productores no pueden superar, es así como en 2018 al estado de la Florida en el mes de noviembre se registraron una entrada de turistas contabilizados alrededor de doce millones de personas, de todo el mundo con el fin de aprovechar las ofertas que son características de este mes.
Es aquí donde encontramos el punto débil de la promoción turística ecuatoriana y en especial de Latacunga, ya que hace falta el aumento de la infraestructura hotelera, así como también de diversión, son escasos los lugares donde los turistas puedan disfrutar de vida nocturna en su visita e ir de compras, evidenciándose en el hecho de su corta permanencia en la ciudad.
Vivimos en una zona privilegiada junto a muchos recursos naturales que hacen por si solos que visitantes de todo el mundo quieran conocer, por nombrar algunos tenemos el magestuoso Cotopaxi, la impresionante laguna del Quilotoa que son famosos a nivel mundial y el fuerte de este turismo opera desde ciudades cercanas a la nuestra.
La ciudad necesita crear ya una zona de diversión nocturna en la que los empresarios puedan invertir y que no se le revoque los permisos a corto plazo a criterio de algún funcionario. Aumentar las rutas de turismo y promocionar los senderos para aumentar turismo de excursión, teniendo los turistas seguridad en los lugares que visitan.
Debe impulsarse y apoyar a los pequeños comerciantes a través de difusión y orden en los centros de venta al por menor, ya que propios y extraños evitan comprar en estos lugares por carecer de orden, mantenimiento y limpieza.
Si bien el turismo no es una actividad rentable y atrayente para el estado, si lo es para las empresas privadas, en primer lugar, porque es interesante la promoción comercial de sus bienes y servicios. En segundo lugar, las operadoras directas que trabajan entregando servicios a los turistas.
El GAD de Latacunga debe crear ordenanzas favorables al desarrollo de esta actividad para poder concesionar o dar en administración privada los bienes patrimoniales. El caso puntual de la hacienda Tilipulo, que lleva cerrada varios años y que el mantenimiento y cuidado asume el GAD de Latacunga sin producir ningún tipo de ingreso que ayude a su cuidado, es más cierto administrador ya quería convertirlo en camal.
Por otro lado, de la cara natural podemos ver el Putzalahua, que en estos momentos es posible de alguna manera que la ciudad adquiera estas tierras para generación de un parque natural que el momento está siendo invadido y explotado de forma desordenada. Esta pequeña montaña que decora la ciudad tiene un gran potencial para desarrollo de varios tipos de turismo, como por ejemplo, senderismo, ciclismo, campamento, vuelo de parapente, etc, sin embargo los que visitamos este espacio encontramos muchísima basura, construcciones clandestinas, deforestación, entre otros males, sin embargo está la ciudad a tiempo de poder crear un parque para la urbe.
Y por último el patrimonio que se encuentra en manos privadas, encontrar mecanismos para que los dueños de casas patrimoniales se sientan motivados a conservarlas y restaurarlas para no seguir viviendo la destrucción y desaparecimiento de las mismas.
Vemos que existe potencial turístico en la ciudad y la provincia, necesitamos involucrar a inversiones privadas para desarrollarlas, conservarlas y explotarlas sin que eso signifique costo para la ciudad. Lo único que se necesita es que nuestros ediles miren esta necesidad y la materialicen de forma inmediata.(O)