Le pido al estimado lector que cierre sus ojos y piense en los siguientes nombres: José Rubén, Manuel Rodrigo y Oswaldo Benjamín ¿le dicen algo? ¿le recuerdan algún hecho significativo en la vida de Latacunga y Cotopaxi? Pues me refiero a José Rubén Terán Vásconez, Manuel Rodrigo Iturralde Darquea y Oswaldo Benjamín Coronel Arellano, ex autoridades provinciales ¿pero por qué los menciono en este editorial titulado 17 de mayo de 1992? Sencillo, ese día en las elecciones generales y seccionales los tres resultaron electos para las dignidades que aspiraban, José Rubén a la Alcaldía, Manuel Rodrigo a la Prefectura y Oswaldo Benjamín al Congreso Nacional, coincidirá conmigo que el 17 de mayo de 1992, marca para ellos una fecha importante, los latacungueños y cotopaxenses confiaron en su experiencia y talento para representarlos y servirlos.
Esas elecciones, las de 1992, le dieron al país un nuevo Presidente (electo en segunda vuelta meses después del 17 de mayo), un Congreso no tan dividido como esta Asamblea, prefectos, consejeros, alcaldes y concejales y sin lugar a duda las decisiones tomadas cambiaron la vida de las ciudades y provincias; ese 17 de mayo de 1992 ganaron también Nico Lapentti, Carlos Falquez, Lucho Mejía Montesdeoca, Clemente Vásquez, Federico Pérez y María Hortencia Albán en Guayas, El Oro, Imbabura, Manabí, Pichincha y Tungurahua por mencionar algunos y León Febres Cordero, Jamil Mahuad, Segundo Serrano, Mario Minuche y Luis Fernando Torres en Guayaquil, Quito, Azogues, Machala y Ambato por citar a los Alcaldes; entraban al Congreso Heinz Moeller, Elsa Bucaram, Andrés y Carlos Vallejo, Juan José Castello y Diego Delgado entre los nacionales y en Cotopaxi aparte de Oswaldo Benjamín estaban Lucho Carrillo y Roosevelt Icaza en representación del PSC, la DP y el PRE respectivamente, para ellos también el 17 de mayo de 1992 es una fecha significativa.
¿Qué me diría si le cuento que para mi ese 17 de mayo de 1992 es importantísimo? Haga las cuentas, nací el 31 de diciembre de 1988 (cuando Rolando Vera ganaba San Silvestre) y tenía algo más de 3 años 4 meses ¿cómo podría ser importante una fecha en particular para un niño de apenas 3 años? Fácil, esa fue mi primera campaña, el primer recuerdo de mi vida está relacionado a ella y la primera vez que “canté en público” también, no era una canción “famosa”, era el jingle de campaña de mi abuelo Blacho que iba así “Blas Barthelotti Méndez, Consejero Provincial, con sus listas 17, pronto ganará”, tenía de fondo la canción “Venceremos” de Inty Illimani y con ella recorrimos toda la provincia en compañía de mis abuelos, por eso también me gusta la música protesta latinoamericana aunque al final mi línea ideológica sea distinta.
Así que son 30 años ya haciendo política, desde la calle, desde las campañas sin dinero, desde el diseño de la propuesta y desde los sueños, pero también desde la academia, analizando el sentir de la gente, la evolución del votante, su ubicación geográfica, sus edades, sus intereses y estableciendo prioridades, porque la política moderna no es la de 1992, esa en la que pegábamos los afiches con engrudo, esa en la que el jingle era único, esa que se hacía de manera artesanal, no, la política de hoy requiere de un equipo, de planificación de horarios, de un “cuarto de guerra”, de crítica propositiva a la interna y de PREPARACIÓN PARA DEBATES, así, en mayúscula, porque da pena escuchar a postulantes que son incapaces de sostener una idea, o que desconocen lo que hace el Cabildo o que finalmente se “oponen por oponerse” sin propuesta.
La semana pasada compartí con Ustedes mi desazón porque Latacunga no ha mitigado sus problemas en 16 años “desde que me fui”, pero pensemos ahora en la Latacunga del futuro, en la del 2050 ¿cómo la queremos? ¿cómo la merecemos? (O)