La tan temida guerra entre Ucrania y Rusia comenzó, el desproporcional ataque del país moscovita hizo que en pocas horas se tomen y destruyan partes fundamentales y estratégicas del ejército ucraniano. El mundo observa expectante la reacción de la UE y EEUU.
Y es que muchas cartas se encuentran en juego con Ucrania, este es un punto estratégico para el control del gas en Europa, si Putin llegara a tener el control de Ucrania, tendría en sus manos al viejo continente, por lo que esta situación sería incómoda para las principales potencias.
Si Dios no lo permita, se meten con fuerza a defender a Ucrania las fuerzas aleadas, se destaparía una guerra sin precedentes, pues se habla que detrás de Rusia se encuentra China, Corea del Norte y muchos países que tiene potencial bélico, esto sería sin duda, el comienzo de la tercera guerra mundial.
Por lo pronto el precio del barril de petróleo se disparó, hoy supera los 100 dólares, lo que señala claramente una gran crisis energética.
Para países como el nuestro, exportador de petróleo, esto es como sacarse la lotería, seguramente este sobreprecio que deja el crudo, ayudará a superar la difícil situación economía actual, algo que se ve con claridad, frente a la austeridad demostrada por el gobierno, al evitar el despilfarro al que se acostumbraron los gobiernos anteriores.
El mundo espera que los ánimos se calmen y que este conflicto no pase a mayores, pues sería una verdadera bomba de tiempo, que si explota, dejaría mal parado al mundo entero. (O)