Diego Olmos dice que la aventura recién empieza, trabajarán en posicionar la marca. FOTO S.O. LA GACETA

El concurso Api para emprendedores concluyó a mediados de octubre y distinguió a Diego Olmos como el mentor del mejor proyecto que consiste en crear recursos didácticos culturales.

“Tuve la misma emoción que debió sentir Jefferson Pérez  al llegar a la meta; fue un proceso exhausto, largo, pero gratificante”, expresó Diego Olmos, quien se alzó con el trofeo del primer lugar del concurso de emprendimiento e innovación API.

Durante el proceso que duró más de un mes se inscribieron 130 participantes; de ellos solo 10 pasaron a la final y tuvieron la oportunidad de mostrar sus emprendimientos al público en una feria que se desarrolló el sábado 13 de octubre en los patios de Radio Latacunga.

El emprendimiento de Olmos se hizo acreedor a 5 mil dólares que serán invertidos íntegramente en la adquisición de materia prima para elaborar los recursos didácticos culturales artísticos que realiza desde hace tres años en un taller ubicado en su parroquia natal; La Victoria –Pujilí.

La idea del joven de 35 años se centra en ofrecer otra alternativa didáctica en un mercado que está saturado con personajes anglosajones que no contribuyen a la niñez como Mike Mouse, Avengers y demás.  Los recursos didácticos que realiza el emprendedor son de fiestas culturales, animales que habitan el territorio ecuatoriano y que están en peligro de extinción; la idea es que los niños y jóvenes se empapen de la realidad del país.

Parte del premio será recibir capacitación con consultores profesionales, asesoría durante un año, además de un vídeo profesional para el proyecto y el fortalecimiento de marca (Arte Didactic MochilArte)  que ya pisa firme en la capital, pues sus productos serán adquiridos por dos Unidades Educativas de Pichincha y una de Valencia en La Maná.

Y el arte de niños “condensamos la riqueza cultural de nuestro país en láminas y armables para que tengan la posibilidad de recrear personajes y hechos históricos”, indicó Olmos.

Edison Rojas se alzó con la presea en la categoría Ideas, su emprendimiento consistió en hacer madera plástica partiendo de residuos reciclados como fibra vegetal y botellas plásticas. Fibra Plas ganó 3 mil dólares, también capacitación y asesoría durante un año.

Galo Vilcacundo  con su emprendimiento Kawsay: Aplicación, Cultura y Tradición de Cotopaxi, recibió el segundo lugar, su premio será capacitación y asesoramiento permanente, además del fortalecimiento y posicionamiento de la marca.

Entre los productos que no recibieron premio, pero que destacaron por originalidad fueron: “El Mashcazo” un coctel hecho a base de máchica, que es parte de un recorrido al que se denominó “La Ruta de la Máchica”, a través del cual los turistas pueden conocer el proceso mediante el cual se elabora esta harina.

Para Estefanía Morales, emprendedora, la experiencia fue “única” conoció jóvenes como ella que buscan innovar desde sus ideas y realidades. La capacitación que recibió dice le servirá para continuar con sus sueños. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cuatro =