Diferentes stands se ubicaron en el patio del asilo para dar a conocer las actividades que se ejecutan en las diferentes áreas. FOTO M.S. LA GACETA

Con 104 años de servicio el hogar de Ancianos “Instituto Estupiñán” ayer abrió sus puertas al público, para dar a conocer las diferentes áreas que brinda enfocadas en atención integral a los adultos mayores; actividad desarrollada mediante una casa abierta.

Este hogar de ancianos es una obra de beneficencia de su fundador el señor Pantaleón Estupiñán Cevallos, cuyo objetivo fue albergar y dar acogimiento a los Adultos Mayores desamparados y sin referente familiar, se fundamenta con la colaboración de personas con un corazón desinteresado y alma caritativa que hace que la labor del hogar pueda salir adelante.  Al momento son 65 adultos mayores de ellos 50 viven en el asilo y 15 son externos.

Sor Mónica Güilcaso, directora del hogar, manifestó que la finalidad de la casa es dar calidad de vida a cada uno de los abuelitos, junto con el personal trabajan en busca de mejores días, al presente una de las necesidades más urgentes que necesitan es el apoyo para terminar el cambio del techo. Destacó que no es recomendable que los hijos dejen a sus padres en el asilo y que ahí se encarguen, “no sería justo si ellos cuidaron de nosotros también debemos hacer lo mismo”, expresó.

El recorrido empezó desde la garita de seguridad donde se dio a conocer la historia del hogar, así como los benefactores que ayudan a sostener y mantener esta casa, seguido estuvieron los stands entre ellos:

Área de terapista física

En este espacio al tener un nuevo centro de terapia física con equipos nuevos, facilita la labor, antes se realizaban las terapias manuales. Fernanda Moposita es fisioterapeuta y contó que comúnmente trabajan con los ancianos en problemas músculo esqueléticos; pero también hay pacientes prioritarios que son quienes necesitan a diario rehabilitación, por lo general presenta gonartrosis en las rodillas, artrosis, artritis, lumbalgia y demás enfermedades características propias a su edad, por cada abuelito se demoran entre 45 minutos a 1 hora.

Área de psicología

Aquí los profesionales se enfocan en  dos áreas en la parte lúdica (toman en cuenta actividades de la vida diaria y los hacen mediante juegos como rompecabezas, yenga, dominó, entre otros), pero también está la terapéutica es tratado las enfermedades prevalentes como: el alzheimer, demencia y demencia senil.

La psicóloga Karina Fabara, indicó que no existen cuadros depresivos dentro del hogar, puesto que a través de un test de depresión que es desarrollado semestralmente se dan cuenta, lo recomendable es hacerles entender que están pasando por un proceso y no asilarles, ayudándoles a hacer actividades acordes a su edad ya que sus funciones cognitivas están igual que una persona normal para que no se sientan frustrados ni asilados.

Terapia ocupacional

Este lugar es uno que sin duda les atrae mucho, puesto que aquí desarrollan sus habilidades en motricidad que es reflejado en los trabajos, su material es reciclado, la intención de esto es que los abuelitos permanezcan ocupados y no se sientan recluidos y además ayuda a que su memoria esté activa. “Irradia el amor que le ponen al hacer cada manualidad, reveló la terapista ocupacional Tania Villavicencio.

Una de las técnicas a utilizar es el deshilado y el tejido, acciones que facilitan  que sus manos no se atrofien.

Cocina

Todos los días sirven cinco comidas: el café, 08:00; colación, 10:00; almuerzo, 12:00; colación, 15:00 y la merienda 17:00, los alimentos son preparados minuciosamente, explicó María Pullotásig.

También es parte de esta área Bertha Iza, indicó que los abuelitos a su edad se transforman como niños comen poco y siempre hay la necesidad de seguir alimentándolos, en el caso de tener abuelitos en los hogares les sugirió serviles la comida porque ellos se pueden quemar o sufrir algún daño.

Planchado y lavado

Esta sección es de suma importancia para mantener la asepsia de quienes residen en el hogar, la actividad la hacen todos los días, las prendas íntimas, como la ropa de lana y tela son clasificadas, es con el propósito de evitar infecciones Martha Quispe, trabaja 22 años y sabe cómo es la rutina, a ella le asiste Doris Través que lleva 16 años de labor, dijo que cada abuelito tiene sus casilleros y en cada prenda está grabado su nombre, su compromiso consiste en que los adultos mayores se sientan como en casa y a la vez brindarles elegancia.

Son 13 asistentes gerontológicos distribuidos en la cocina, lavandería y grupo técnico son quienes apoyan en cada actividad ingresan a las 07:00, la mayoría de los abuelitos al estar en sillas de ruedas les ayudan en todo lo que necesitan, la paciencia es parte primordial porque requiere adaptarse a la rutina de cada uno, laboran por turnos, indicó María Cadena. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 2 =