Tatiana Oña, miembro de la asociación ‘Yo sí puedo’.

Desde hace un año varios son los productos artesanales que este grupo de emprendedores viene elaborando en base a capulí, cabuya, mora, frutilla; a la vez ya se iniciará el cultivo de la uvilla y de esta manera aprovechar los frutos que se dan en la zona y no esperar a los productos de temporada.

Tatiana Oña, miembro de la asociación ‘Yo sí puedo’,  de la parroquia  Canchagua, informa cómo avanza este proyecto y emprendimiento, creado hace un año con el afán de mejorar la economía del lugar, a través de la elaboración de vino y mermelada a base del capulí, fruto que es observado por temporadas, así como también han venido elaborando otros productos artesanales a base de otros frutos.

Actualmente la asociación cuenta con 18 integrantes entre hombres y mujeres,  esta iniciativa nació del presidente del GAD Parroquial, con el objetivo de dar un valor agregado al capulí, producto que por lo general se desperdicia por el suelo, por ello a través de esta intención se ha aprendido a utilizar este fruto de mejor manera.

Indicó además que un grupo de estudiantes  del Instituto Cordillera de la cuidad de Quito les está apoyando en lo que se refiere a la elaboración de estos productos artesanales; no solo se está elaborando vino y mermelada de capulí, sino también  caramelos del dulce de cabuya, conservas de frutilla y  mora;  “en lo que más queremos enfocarnos es en utilizar los productos que se dan en la zona”.  Con el apoyo del Magap se encuentran ya con la iniciativa de siembra de uvilla,  con la idea de continuar  produciendo más conservas artesanales y de esta manera no  esperar los frutos de temporada.

Finalizó diciendo que la organización ya cuenta con su personería jurídica, a la vez se está gestionando el trámite del registro sanitario, ya que en la parroquia se desea levantar una planta procesadora de vino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + dieciocho =