Ha llamado poderosamente la atención de la ciudadanía el atentado que sufrió el candidato para la alcaldía de Pujilí, José Arroyo de Izquierda Democrática, a manos de dos sicarios que lo apuñalan en la puerta de su casa, dejándolo mal herido y teniendo que ser llevado a una clínica de emergencia, para ser atendido y posteriormente sometido a una intervención quirúrgica.  

No sabemos en qué tierra estamos viviendo, pero no tenemos nada que envidiar al puerto principal, recordemos que, meses atrás, en la misma ciudad de Pujilí, una mujer fue baleada y asesinada en media calle, al lado de la plaza central, este fue un hecho que se suscitó por intentar robarla, supuestamente esta joven había sacado dinero del banco. Pero ahora el tema es mucho más complejo, estamos hablando del atentado a un candidato y este hecho se complica, cuando estos malhechores no se acercan para robarle nada, sino van directo contra su vida, apuñalándolo de manera brutal.  

Lo preocupante del asunto, es que sus coidearios denuncian que, al día siguiente Arroyo tenía que asistir a una audiencia presentada en contra del actual alcalde Ugsha por difamación, nadie sabe si coincidieron los hechos, pero existe una gran casualidad en estos acontecimientos.  

Lo cierto es que, se debe buscar a los responsables de este ilícito, ellos deben dar declaraciones, en las que se descubra, de dónde vino la orden de cometer este ataque, un hecho lamentable que pone en alerta a la provincia, no puede ser posible que una tierra que ha sido conocida por su tranquilidad, hoy se transforme en nido de vándalos y asesinos a sueldo. (O)