La sociedad latacungueña contempla atónita el incremento delictivo que se ha dado en las últimas semanas. Un fenómeno que llega en medio de la pandemia y una crisis económica generalizada.

Las bandas delictivas que han sido desarticuladas tienen origen foráneo, lo que indica claramente, que llegan a nuestra ciudad para realizar su fechorías y luego se retiran a sus lugares de procedencia.

El control policial se ve ampliamente superado por los delincuentes que tienen a la comunidad atemorizada. Las denuncias son permanentes.  Como si no fuera poco tener que enfrentar al coronavirus y sus consecuencias, hay que preocuparse de no ser víctimas de algún acto violento.(O)