Al hablar de la penosa situación de las autoridades de Cotopaxi en los últimos años, es hablar del reclusorio regional de máxima seguridad, o del escándalo infundado de aquella supuesta alerta roja por el Cotopaxi, que liquidó por completo la economía local.
Esta es la radiografía de los representantes del gobierno en nuestra provincia, gente que ha priorizado todo, menos los más caros intereses de esta tierra.
Hoy llegan nuevas autoridades y se espera que tengan amor a su patria chica y no sean solamente títeres del poder de arriba, que como esbirros sólo residen órdenes y obedecen sin importarles lo que opina el pueblo, o si le están haciendo o no un daño irreversible a Cotopaxi.
Que alivio que por fin terminaron su gestión; no se recuerda en la historia local quienes hayan sido tan cómplices y encubridores de actos que  hicieron retroceder a los cotopaxenses.
Según quienes eran representantes del pueblo, la delincuencia en nuestra ciudad prácticamente ya no existe y nuestra economía sube como la espuma, palabras infames para justificar el daño que hicieron y que ojalá los nuevos representantes del gobierno central, sepan enmendar en este nuevo periodo, para superar todo el mal que se nos hizo.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × tres =