José Rivadeneira, director provincial de la ANT en Cotopaxi. FOTO M.S. LA GACETA

La ANT de Cotopaxi trabaja en conjunto con las terminales terrestres para controlar el uso de los cinturones de seguridad en cada uno de los buses inter e intraprovinciales, la utilización del dispositivo reduce el riesgo de lesiones o muertes en los accidentes de tránsito. Sin embargo, los transportistas indican que muchos pasajeros no hacen caso incluso proceden a destruirlos utilizando algún tipo de herramienta.

Según la norma de homologación, los vehículos de fabricación posterior al 2011 ya cuentan con el cinturón de seguridad mientras que las unidades anteriores a dicho año debían contar con los cinturones, hasta el 10 de diciembre de 2018 plazo que ya culminó.

No obstante, debido al incremento los importadores no cuentan con la cantidad suficiente, en tal motivo la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) alargó el tiempo hasta finales de enero 2019, informó José Rivadeneira, director provincial de la ANT en Cotopaxi.

Actualmente un 20% del sistema intercantonal posee el elemento y el 94% de las unidades intraprovincial cuentan con los cinturones según el director. El controlador tiene la facultad una vez ingresado el pasajero hacer mención del uso del arnés. Además, antes de salir en cada viaje deben colocar un CD donde se da a conocer sobre la importancia del mismo.   

No obstante, la norma ha traído complicaciones para algunos transportistas. Wilson Garzón, representante de la Cooperativa Cotopaxi, manifestó que hay un alto porcentaje de usuarios que no hacen “caso”, esto les afecta porque cuando hay controles el policía multa al chofer con una reducción de cuatro puntos a la licencia y un pago de 28 dólares.

Otra de las dificultades a las que están sujetos es el vandalismo que en muchos de los casos los pasajeros cortan con estiletes, navajas e incluso queman con las fosforeras y hurtan los cinturones. Ante la falta de esto en las terminales no les vende la respectiva frecuencia y deben retornar vacíos hasta reponerlos.

En esta cooperativa en el 2018 fueron afectadas un 95% en cada una debía reponer entre cinco hasta diez dispositivos, lo que representa un gasto adicional. El chofer dijo que antes de que exijan la utilización del elemento, el básico llegaba a costar entre los 6,50 dólares hasta los 7,00 dólares y el automático a 15,00 dólares y ahora los precios se han duplicado o triplicado.

Pero en Latacunga no existen locales que expenda este tipo de productos entonces deben movilizarse a Ambato, Quito o pedir a las empresas carroceras. En la Cooperativa de Transporte Cotopaxi en la modalidad interprovincial son 46 unidades con la capacidad de 45 pasajeros y dos adelante, es decir, en cada unidad debe existir 47 cinturones de seguridad.  (I)