Son muchas las denuncias de robo en estos últimos meses, que demuestran claramente el creciente nivel de delincuencia que se está dando en nuestro medio.
Mucho se habla de que el tema de que el comercio informal se está mezclando con la delincuencia; pero al final del día nada se hace por canalizar de alguna manera a este, ya inmanejable segmento de gente en las calles, que cada vez crece más.
Sin duda que los mercados de El Salto, han ayudado mucho a que se complique el mismo, las autoridades están en la obligación de buscar la manera de encasillar en algún lugar a todo este informalismo.
Sería bueno, que hoy que se habla de que se desarrollará una nueva terminal terrestre, en la actual terminal, se construya un gran mercado donde se pueda ubicar a todos estos comerciantes.
Se necesita llegar al meollo de la causa de la inseguridad y sin duda, la falta de formalidad en el comercio juega un gran papel en ese asunto, solamente ubicando de manera adecuada a todos estos comerciantes, podremos vigilar y controlar la delincuencia.
Los concejales de la ciudad en lugar de estar quejándose de todo y calentando el puesto, deberían ayudar y presentar proyectos para aprovechar los casi 70 millones que ha ofrecido el gobierno, la mayor culpa de la circunstancia en la que se encuentra nuestra ciudad, justamente la tienen las inoperantes administraciones que no saben cuál es su trabajo, ni qué alcance tiene.(O)