De los cuatro puentes programados para el 2019, dos se ejecutan, el primero en el sector de Lasso y tiene un avance del 80% y el otro en el Instituto Tecnológico Cotopaxi que tiene un progreso del 50%, el plazo es de seis meses para su ejecución.  

Los puentes peatonales son construidos para que los peatones puedan pasar la vía de un lado al otro de forma segura y sin interferir con el tráfico.

Actualmente en la provincia el Ministerio de Transporte de Obras Públicas (MTOP) construirá cuatro puentes y cada uno tendrá un costo de 600 mil dólares aproximadamente.

Katherine Gamboa, subsecretaria del MTOP, informó que se está construyendo por etapas para no afectar el tránsito vehicular y además existen medidas de seguridad para evitar accidentes.

Sin embargo, indicó que una vez que se entreguen los dos puentes que se están ejecutando se continuará con los siguientes “haremos un plazo de tiempo para continuar con los demás”, pero previo se pondrán en conocimiento de la ciudadanía y hacer el nuevo cronograma. La finalidad es que el tránsito vehicular fluya de una manera segura para evitar accidentes.

Actualmente los dos puentes que se están trabajando están ubicados en Lasso en el sector Río Blanco y tienen un avance del 80% y el otro en el Instituto Tecnológico Cotopaxi que tiene un progreso del 50%.  

Mientras que los otros que se construirán a posterior están planificados en Salache por el acceso a la Universidad Técnica de Cotopaxi (UTC) y el siguiente en La Argentina en Salcedo, la inversión total es de 2 millones cuatrocientos mil dólares, explicó René Morales, director distrital del MTOP en Cotopaxi.  

De acuerdo a las especificaciones técnicas permitirá el paso peatonal, ciclistas y carga.  Morales, detalló que los postes de luz en los puentes son de 32 metros al ser vías de seis carriles. El plazo de entrega es de seis meses y al momento está dos meses apenas de iniciar el trabajo.

Darío Tapia, peatón comentó: “son muy necesarios los puentes peatonales, pero también debe existir la corresponsabilidad de la ciudadanía en utilizarlos, pues muchos prefieren arriesgar su vida por comodidad”. (I)