Hay ciertas competencias respecto de determinadas actividades con alcance ynaturaleza técnica que, en razón de la trascendencia que tienen en el planonacional e internacional, deben tener una sola entidad o autoridad reguladora, dependiente del gobierno central, mismas que no pueden ser delegadas. Una deesas actividades es indudablemente la aviación civil. Lo anterior viene a colación, a raíz de la idea lanzada, a manera de globo de ensayo, por constituir al Ecuadoren un estado federal, que implica compartir el poder y la administración.

Para analizar esta cuestión, debemos remitirnos al Convenio sobre Aviación CivilInternacional, adoptado en Chicago, el 7 de diciembre de 1944, cuyo artículo 1 establece: “Los Estados contratantes reconocen que todo Estado tienesoberanía plena y exclusiva en el espacio aéreo situado sobre su territorio”. Enlos términos del artículo 2, del mismo instrumento, “se considera como territoriode un Estado, las áreas terrestres y las aguas territoriales adyacentes a ella quese encuentren bajo la soberanía, dominio, protección o mandato de dichoEstado”.

Los Estados unitarios no tienen problema en la administración del sector, puesmantienen el control de todo el territorio nacional; la necesidad de una definiciónaparece con los Estados federales, que tienen segmentado el territorio ydistribuidas las competencias. Por tanto, esto se resuelve a través de unaautoridad central, como sucede, por ejemplo, con los Estados Unidos deAmérica que se reserva totalmente la   regulación de este sector – y de muchosotros-, a través de la Agencia Federal de Aviación (FAA). 

Imaginemos que cada uno de los estados de la Unión americana tiene soberaníaplena y exclusiva sobre su espacio aéreo y que debe autorizar el sobrevuelo yaterrizaje de las aeronaves de otro estado de la misma unión. Pues, resultaría untotal caos, un despropósito. Con Europa pasaba algo similar, pero losolucionaron a través de la creación de un solo ente, el Eurocontrol, que dimanade la Organización Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea, creada en1960, para dirigir el espacio aéreo de la Unión Europea (UE), organizaciónresponsable de la seguridad de la navegación aérea, actualmente con 41 estadosmiembros.

Otro tema muy importante que centralizan y se reservan los estados federales esla política exterior, y, en materia de aviación comercial, son las secretarías deestado y de transporte, las entidades que negocian los acuerdos sobretransporte aéreo y la asignación de los derechos de tráfico a las líneas aéreasPara el efecto, en tales acuerdos se nombran a las autoridades de cada parteresponsables de hacer cumplir sus prescripciones.

En la Unión Europea (UE) convinieron que, si un Estado miembro negocia conotro país fuera de la región, un acuerdo sobre transporte aéreo, se tiene queincluir en el mismo cláusulas comunes para todos los miembros, basados en elprincipio de igualdad de oportunidades en materia de acceso a los mercados.

Todas las regulaciones de aviación civil y comercial, así como las relativas a lanavegación aérea, son emitidas por una entidad centralizada con alcancenacional. En materia de aeropuertos, por ejemplo, las normas para diseño yconstrucción, deben ser observadas por las empresas responsables de suejecución, previa su certificación; más, la explotación o administración comercialde los mismos, son regulados por los distintos gobiernos que conforman elestado federal. Igual sucede con las relativas a la operación de aeronaves, requisitos para los tripulantes aéreos, registro de aeronaves civiles, reglas delaire, servicios de tránsito aéreo, seguridad, entre otras. Todo lo anterior hapodido llevarse a cabo gracias al principio de cooperación internacional, enorden a garantizar la seguridad, regularidad y eficiencia de los servicios detransporte aéreo.

Si se quiere analizar este proyecto  de federalismo de manera responsable yprofunda -no como un simple tiro al aire político y coyuntural-, deben participarpersona serias y probas en su construcción.