El sorpresivo bajonazo del barril de petróleo, debido a que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia, su principal aliado, no lograron este viernes llegar a un acuerdo para recortar la producción y detener la caída de los precios del crudo afectados por la epidemia del covid-19, deja al Ecuador en un desbalance económico muy grande. Hoy por hoy se cotiza el barril de crudo en alrededor de 30 dólares, mientras que en el presupuesto nacional estaba cercano a los 60 dólares.
Sin duda que estos meses habrá enormes brechas que serán imposibles de cubrir con estos antecedentes, incluso el país perdió hasta la capacidad de ser sujeto de crédito para compensar de alguna manera el enorme déficit fiscal.
Se espera que el desempleo se va a disparar aún más, no hay manera de pagar al enorme aparato burocrático, muchas secretarías y subsecretarías tendrán que cerrarse. Mantener los subsidios será insostenible. Duélale a quien le duela, este país ya no da más y con este bajonazo, será simplemente imposible tratar de mantener la economía nacional.
La caída del precio del petróleo afecta al mundo entero, saldrán a flote las naciones con finanzas públicas más sanas y con reserva monetaria. En el caso local, se deben tomar decisiones definitivas. No faltarán los paros ni las protesta; pero no hay otra manera de salir a flote.(O)