Es increíble que desde que el expresidente Moreno permitió que, más o menos se destapen los casos de corrupción del correato, hasta el día de hoy no hay semana en la que no aparezca un nuevo escándalo. Hoy se está involucrando al círculo cercano del mismo ex mandatario, también se habla de que los altos mandos de Contraloría, habrían estado involucrados en la quema de edificio y específicamente, de los pisos donde se encontraba información muy valiosa para varios procesos.  

Sin duda que este país esta ahogado en corrupción, al igual que la mayor parte de países de Latinoamérica, caldo de cultivo preciso, para que el socialismo del siglo XXI y grupos subversivos hagan de las suyas, en medio de sociedades que se mueren de hambre, justamente por el robo y el abuso de estas tendencias de izquierda que han saqueado a nuestras naciones y que, se entremezclan con el gran negocio del narcotráfico, que auspicia el desorden y la descomposición social, para que su negocio se vuelva interminable e intocable. 

Ya es hora de que el Ecuador recupere la cordura, ya es hora de acabar con estas células, que avivan a la corrupción y la descomposición social. El actual gobierno debe buscar la fórmula constitucional para que regrese la base de Manta, un gran atrapa moscas que, queramos o no, ahuyenta los malos vicios que hoy nos tienen atados de pies y manos, pues el narcotráfico y especialmente el micrográfico, se han apoderado de las calles del país, demostrando así que hoy estos son los que gobiernan e imperan en el territorio nacional.  (O)