Olmedo Iza, director de Fomento Productivo del GPC. FOTO W.C. LA GACETA

Fomento Productivo del GPC, a través de la coordinación con los alpaqueros de la provincia, busca incrementar el número de estos animales en los páramos, para que los dueños puedan ser los beneficiarios de los ingresos que generan dichos animales, como la venta de la lana. De igual forma, están trabajando en un proyecto turístico denominado, “la ruta de la alpaca”.

En horas de la mañana, por invitación de la Dirección de Fomento Productivo del GPC, se mantuvo una reunión con varios representantes de organizaciones que trabajan  en el cuidado de alpacas en los páramos de la provincia. El objetivo, según el responsable, es fortalecer el tema de las alpacas  en las  comunidades de Cotopaxi.

Olmedo Iza, indicó que Cotopaxi es la pionera en la introducción de alpacas a los páramos y habló de que la Cooperativa Cotopilaló tiene una experiencia de 20 años en el manejo alpaquero, a ello se suman comunidades de Cumbijín y Sacha en Salcedo, Apahua en Zumbahua, Maca en Poaló, Santa Fe y Rasuyacu en Toacaso. Los animales fueron introducidos, con la intención de proteger los páramos, pues las alpacas tienen dos particularidades: sus dientes poseen la forma de tijera que corta y no arranca la hierba y sus patas son una especie de almohadas, evitando daños al suelo del páramo.

Iza habló de la implementación del proyecto “la ruta de las alpacas” dentro de la parte turística, para que los beneficiarios sean las comunidades que cuentan con estos animales.

En la provincia, ocho sectores están identificados como comunidades alpaqueras. El objetivo es ir creciendo hacia otros sectores con la crianza de alpacas. Recordó que el Ministerio de Agricultura entre  el año 2015-2016, en la provincia entregó 50 animales, con el fin de refrescar la parte genética del animal, lo que permite tener una fibra de calidad.

Apuntó que están trabajando en las comunidades que cuentan con estos animales, para saber el número existente, tanto machos como hembras. Apuntó que el mayor número de alpacas, está centrado en las comunidades de Toacaso, Salcedo y Zumbahua.

Indicó que buscan implementar sitios adecuados para la esquirla de las alpacas, con los instrumentos necesarios, proceso que, según Iza, permitirá la clasificación de la lana bebé y del adulto. Anotó que el kilo de la lana bebé, tiene un costo de 15 dólares y la fibra del animal adulto, la del pecho está en los tres dólares. Apuntó que actualmente, los campesinos comercializan la lana a través de intermediarios, sin embargo, la meta es que el propio productor venda la lana al exterior.

Iza indicó que realizan una esquirla al año y cada animal adulto produce tres kilos.

José Chaluisa, presidente de la Asociación Tarpuy, comentó que la comunidad de Apahua cuenta con una población alta de alpacas y que uno de los problemas que tienen es en la venta de la fibra, Apuntó que la asociación tiene una producción guardada y que no puede ser vendida, por ello el pedido a las autoridades provinciales, es que ayuden a buscar un comprador a nivel internacional.

Chaluisa indicó que venden el abono de la alpaca y que un camión pequeño tiene un valor de 60 dólares, de igual forma, habló de que están trabajando en el proyecto para la venta de la carne de alpaca. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + 8 =