En estos días es fácil escuchar que te dicen: ¡pero vamos por una biela!, ¡pero es una fiestita pequeña,  no más!, ¡es una reunión familiar, solo están los íntimos, te invito!, ¡es un partido entre panas!, ¿por qué no vienes? Y así muchas propuestas…a las que en estos días es mejor decir NO.

Claro está que en medio del encierro necesitamos despejarnos, pero debemos hacerlo con prudencia, en lugares abiertos y tiempo limitado, ahora que se acercan las elecciones además que se une “Al pico más alto de contagios en Ecuador y gran parte del mundo”, tenemos que ser cautelosos.

En Chile, a pesar de ser un país adelantado en la vacunación, se han registrado muchos contagios y ha vuelto a un confinamiento general.

Aprendamos a convivir con este virus saliendo con prudencia y sin sacarnos la mascarilla, es importante seguir con ésta  aunque nos parezca que es incómoda,  y por supuesto  no nos gusta.  A pesar de que la vacunación ya empezó  la pandemia NO HA TERMINADO.

Es la prueba, en medio de la pandemia más grande de la historia, es cuando nosotros somos los protagonistas. Hay personas que se han cuidado mucho, sin embargo les ha dado el virus porque éste busca la manera de llegar a la gente como sea, todavía no sabemos la cantidad de cepas.

Ayudemos al personal de salubridad y al personal médico para que las casas de salud no colapsen, ya que están al borde del 100% nuevamente.

Démonos la mano unos a otros, pero siempre pensando en  que de nuestro comportamiento en el cuidado depende no solo nuestra vida sino la de los demás.

Ánimo, coraje, valentía  para seguir sin desmayar. (O)