En lugar de fortalecer tantos paternalismos, implantados especialmente, por aquellas filosofías socialistas, que se han regado por la región, es hora que despierte la gente y se dé cuenta que de la única manera para salir de una crisis tan marcada como la que estamos atravesando en la actualidad, es atraer recursos internacionales que se inviertan en países como el nuestro, que están llenos de desempleados.

La crisis económica hoy en día se mezcla de manera peligrosa con la descomposición social, que desemboca en criminalidad y delincuencia, en la actualidad somos presa fácil de las mafias, y sobe todo, del narcotráfico, que en el anterior gobierno, caminó en nuestro territorio como rey en su castillo, haciendo que el consumo crezca,  un mal del que había muy poca idea, y que hoy nos mantiene jodidos, atados de pies y manos, sin una claro panorama para el futuro.(O)