Varios devotos agradecieron a la Virgen por la ayuda recibida. FOTO M.S. LA GACETA

La Virgen de La Merced por segundo día consecutivo volvió a congregar a cientos de personas que por fe y en agradecimiento de los favores se concentraron en la plazoleta de El Salto para la celebración de la misa campal en esta oportunidad es organizada por el Comité Pro-Fiestas Virgen de las Mercedes de “El Salto”.

A las 10:00 de ayer bajo un fuerte sol se celebró la eucaristía que fue presidida por el celebrante padre Olger Hidalgo, párroco de El Salto y el padre Washington Salvador párroco de La Merced.  Con cánticos y rezos dio inicio a la solemne eucaristía.

La plaza se llenó con los fieles católicos sin importante edad, raza o género incluso gente en sillas de ruedas asistió al encuentro religioso, así como también los organizadores de la Asociación de las Vivanderas de El Salto y quienes escoltaban la imagen los miembros de la Fuerza Aérea Ecuatoriana y grupos de mariachis que cantaban en honor a la “Patrona del Volcán”.

Durante el sermón el padre Olguer Hidaldo pidió a los asistentes el cambio, “todos tenemos que cambiar porque es necesario mejorar como personas y como creyentes”, asimismo se sumó Washington Salvador párroco de La Merced “nos falta mejorar y cambiar para poder atender y servir a la Madre de Dios por ello sería bueno acoger estas palabras”.

Al finalizar la eucaristía el niño que este año personificó al  Rey Moro se despidió de la Virgen al ser artífice de tan distinguido honor, expresando “ahora que me despido como este personaje mi corazón llora porque ya no te voy a recitar en público; pero en mi habitación y en cada lugar te recordaré y te voy a exaltar Madre Mía”, con esto le dio la bienvenida a su sucesor Matías San Pedro Calero.

Fue muy emotiva la misa que a más de uno sacó unas lágrimas muchos agradeciendo a la Madre por la ayuda recibida y otros por concederle la salud, así lo dijo Griselda Chuquitarco, devota.

El presidente de la Asociación de Comerciantes de El Salto, Edwin Trávez, destacó que “la gratitud es un deber del alma que debemos hacer una práctica diaria que conlleve a vivir en una sociedad más justa y equitativa”.

A las 11:30 finalizó la eucaristía y comenzó la procesión con la Virgen para su retorno al Templo, avanzando por las calles Félix Valencia y Quijano y Ordóñez donde los personajes hicieron los honores. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × tres =