Con la presencia del cambio climático es imposible pronosticar el tiempo, por ello no podemos decir que estamos en verano cuando de forma imprevista caen torrenciales aguaceros, intensos fríos, hecho que está afectando a la salud de las personas con constantes problemas respiratorios.

Diego Molina, técnico en Gestión de Riesgos, conversó que permanentemente recibe información meteorológica respecto a la estación invernal en la parte Costa de la provincia.

Indicó que, según información recibida de un estudio realizado por una universidad de Israel, da cuenta que ciertos factores originados por el cambio climático están afectando el comportamiento atmosférico de varios países del mundo, una muestra de aquello es lo que sucede con la presencia de fuertes lluvias en ciudades como Quito y del sur del país, generando problemas de deslaves y afectación a la población.

El profesional indicó que, el fenómeno climático que vive el país, sol, lluvias, fríos son producto del cambio climático que está viviendo el mundo, generando problemas respiratorios en las personas como dolor de garganta, tos, gripe, por ello, invitó a la población a tomar medidas de precaución, dijo que el uso de la mascarilla por más de dos años producto de la pandemia hace que el sistema inmune de la persona se encuentre débil.

Molina, recordó que el 2020 y 2021, no existió verano, tuvimos época de invierno con constantes lluvias, por lo tanto, frente al comportamiento del clima es imposible pronosticar que en los próximos días tendremos sol o lluvias, por ello, no podemos hablar de que estamos a las puertas de un verano, porque de forma repentina caen torrenciales aguaceros con intensos fríos, por ello señaló que el cambio climático no es un discurso sino un problema a tomarse en cuenta, por ello, invitó a la población a sumarse a un proceso de transformación de costumbres frente al cambio climático, como respetando la naturaleza, no talando bosques, no a la destrucción de los pajonales.

Frente a esta realidad, invitó a las autoridades de los GAD Municipales a tomar en cuenta el tema del cambio climático dentro de los Planes de Desarrollo y Ordenamiento Territorial, es decir, establecer áreas seguras para asentamientos humanos a base de estudios y ejecutados con la participación de los propios ciudadanos y en caso de desastres no tener efectos negativos.