Sin duda que luego de los 18 días de paro y más de 1000 millones de pérdidas, el gobierno ha sido obligado por el tema político a subsidiar más los combustibles, entre otros pedidos de grupos sociales.

Todo el gran ahorro y crecimiento que experimentó el país en este primer trimestre, se irá en compensar los acuerdos y tratando de llenar los huecos que dejó la movilización, que se prolongó por más tiempo de lo que se esperaba, dejando graves consecuencias a las empresas grandes, medianas y peor aún a los pequeños emprendimientos que arrancaron luego de la pandemia. 

Si bien es cierto que el gobierno tuvo muchos aciertos en el manejo de la macroeconomía, logrando que este país, que prácticamente se encontraba hipotecado, ahora esté casi sin déficit fiscal y con una gran expectativa de crecimiento, que inclusive ha superado las proyecciones de las mismas autoridades; sin embargo esto no fue suficiente, el régimen descuidó temas básicos como el de salud, que se encuentra en una gran crisis, en la que no se puede conseguir medicamentos, temas básicos como el del Registro Civil, el de vialidad y sin duda el más complejo, el de la seguridad, que sin duda han llevado a que se vea absolutamente infructuosa la gestión de este gobierno, aunque en la realidad no lo haya sido. 

Es por eso que seguramente en las próximas horas el Presidente, presentará los cambios que ha realizado, para tener un manejo de la situación, como se ha dicho en repetidas ocasiones, muchos temas y decisiones deben ir de la mano, no se puede descuidar a un sector para compensar al otro, esta falla, nos ha llevado a tener 18 días de pérdidas y violencia, que sin duda demuestran que no se puede subestimar a nadie, a ningún grupo, siendo el diálogo la mejor opción para no llegar a mayores. (O)