La Fundación Un Buen Consejo, hace tres años emprendió en Latacunga la campaña “Todos contra el abuso infantil” y por sus buenos resultados, quiere expandirse hacia los demás cantones de Cotopaxi. El Coordinador manifestó que si se logra  difundir el mensaje, se puede reducir este problema hasta en un 80%.

El abuso infantil, es entendido como cualquier acción (física, sexual o emocional) u omisión no accidental en el trato hacia un menor, por parte de sus padres o apoderados, que ocasiona daño físico o psicológico. Iván Mena, coordinador provincial, indicó que nace esta iniciativa como un aporte de la Iglesia Cristiana Evangélica a Latinoamérica, pero recalcó que es un trabajo  no religioso, sino técnico y bastante humano y que se lo hace por medio de talleres vivenciales y motivacionales, convirtiéndose en una herramienta necesaria, para que los padres de familia puedan prevenir y  educar a los niños y jóvenes ante posibles “abusadores”. Esto lo hacen en los centros educativos, a través de los Departamentos de Consejería Estudiantil (DECE), bajo el permiso del Distrito de Educación.

El objetivo es concienciar a los padres de familia, maestros y jóvenes, acerca de la importancia de este tema, pero también abordan las temáticas como  educación sexual, prevención de consumo alcohol y narcóticos y violencia intrafamiliar. Según datos estadísticos proporcionada por Iván Mena, cuatro  de cada diez  niños son abusados sexualmente en América Latina  y  en el Ecuador, son tres de cada 10 niños, mientras que en  Cotopaxi hay abuso sexual en distintas formas.

Uno de los factores que lo produce, es el desconocimiento de los progenitores o apoderados, tanto en el sector urbano como rural en las distintas clases sociales,  pero hay una limitación de las distintas carteras de Estado para abordar la temática, desde un punto de vista efectivo, expresó Mena.

La campaña  tiene cinco años de duración y sin fines de lucro. Dentro de la fundación hay la  ayuda de voluntarios profesionales en psicología y sexología, además de los integrantes de esta entidad. Este trabajo ha podido llegar a una  población de cerca de 15 mil familias en este cantón.

La Unidad Educativa Victoria Vásconez Cuvi, Unidad Educativa Velasco Ibarra, Colegio  14 de julio, FAE Nro. 5, entre otras, han podido notar de cerca esta labor planificada. Uno de los inconvenientes que se les ha presentado, es el poder financiar la impresión  del material bibliográfico denominado “Cuentos que no son cuentos”, donde detallan siete historias con casos reales tales como “Corto pego”, “Regalo de Dios”, Tío Ramón”. Este último  enseña a los niños a no guardar secretos, más que nada, saber defenderse en caso de que alguien les proponga algo indebido.  La idea es que los textos sean difundidos de manera gratuita a los menores, pero también está diseñado para que los maestros puedan dar continuidad al tema. Son aproximadamente  300 mil niños los que existen a nivel provincial.

Desde enero de este año se unió María Eugenia Cisneros, ella es presidenta de la Asociación de Personas con Discapacidad Intelectual y sus familias (APDIFA), la que atiende a 550 niños de la zona de Aláquez y actualmente está tratando de integrarse en la parroquia de  Guaytacama con otros niños, dentro del proyecto de ayuda social. Cada uno de ellos está inserto dentro del sistema educativo, entonces se considera que necesitan un consejo. En su caso, es master en consejería familiar y cristiana y eso le da las herramientas necesarias para poder hablar. “No queremos decir que estamos predicando o haciendo cultos, pero lo que sí hacemos es recuperar los valores”.

En el  Centro Educativo 14 de Julio, desde primero hasta décimo año  trabajó en la prevención del abuso, tanto físico, emocional o sexual y con los padres de familia, tratando de crear espacios para apoyo. Resaltó que en el mes de febrero, se enfocaron en trabajar con décimo año en adelante, en la prevención del embarazo y enfermedades de transmisión sexual. “Son temas que se han vuelto un tabú”, dijo y  una de las técnicas fue hablar sobre los distintos nombres que se dan a los órganos sexuales. Es importante que los jóvenes entiendan que su cuerpo es “santo” y debe ser administrado con sabiduría, puntualizó.

Edades

El  primer rango de edad es de 2 a 8 años, el segundo es de 9 a 13 años y de 13 en adelante, se enfocan en el tema de prevención de embarazo en adolescentes. Mena dijo que a nivel general, está comprobado que si se logra difundir el mensaje, se puede reducir el número de casos hasta en un 80%. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × uno =