Frente a los últimos acontecimientos ocurridos en nuestro país, las fuerzas vivas de Latacunga y Saquisilí -en magnas asambleas populares- han decidido solicitar al señor presidente Lenin, que la cárcel Regional salga del lugar y a cambio esa millonaria edificación, que le costó al Ecuador, perdón… que le costó al pueblo ecuatoriano, una cantidad cercana a los 70 millones, se convierta en el más grande centro de formación de políticos, porque disque nos hace falta gente que gobierne con la sapiencia que un politólogo puede hacerlo; y el señor Presidente -tan contemplativo y comprensivo como es- ha ofrecido que acogerá tal pedido.
A más de esas causas -las de octubre- en esta cárcel han corrido grave peligro de ser asesinados personajes últimamente encarcelados, como la Paolita, prefecta de Pichincha, quien según sus abogados pasó por difíciles momentos al ser amenazada permanentemente con quitarle la vida y que además apenas pudo saludar con su compañero de lucha Jorge Glas, porque tenían miedo de que planifiquen la reconstrucción de su Revolución Ciudadana y la tumba de don Lenin.
Ahora último la CIDH, frente al grave peligro que también corre don Jorge, ha declarado medidas cautelares para defender la integridad del anterior Vicepresidente; y como ahora sí se respetan las decisiones de la CIDH, ya saldrá de la Cárcel Regional el ‘inocente’ señor Ing. Jorge Glas.
Entonces para qué andar metiéndose en líos, de pronto algún malhumorado PPL (persona privada de libertad) amanece de mal genio y ¡zas! comete un crimen que echaría por los suelos el gran prestigio ganado con tanto sacrificio de don Lenin, en estos casi tres años de tanto empleo, bonanza económica, 250 000 casas gratuitas, 40 universidades públicas, el otro tren turístico de la Costa Daule-Salinas y otras obras que ya mismo se inauguran con toda la plata que dejó ‘la mesa servida’ el que ya se fue.
Así que antes de que les sentencien al Leonidas y al Jaime de la Conaie por rebelión y les manden a la Cárcel Regional, y ellos nos rodeen con 40 000 sacrificados ‘compañeros’ e intenten mandarnos ellos primero a nosotros a la casa, mejor acogeré el pedido de Latacunga y Saquisilí, y sacamos la herencia de Rafael a otro lugar, pero como no sé donde ubicarle, espero algún pedido voluntario para hacerlo…
POR INOCENTES… (O)