Luis Arias Tapia, párroco de San Buenaventura de Pujilí. Foto. NFM. LA GACETA.

Atiende en partidas de matrimonio y defunción; bautizos, misas, consejería espiritual.

Luis Arias Tapia, párroco de San Buenaventura de Pujilí, y responsable de la Casa Parroquial, junto a la iglesia matriz, manifiesta a La Gaceta, que han iniciado con las matriculas de la Catequésis, con la inauguración de la misma el 7 de noviembre en la iglesia Catedral, a nivel diocesano, mientras continuamos a nivel parroquial, habiendo inaugurado aquí en el centro, y así paulatinamente en las zonas pastorales.

El sacerdote da muestras de gratitud hacia los catequistas por su trabajo de formación cristiana en la niñez y juventud; en cuanto a los servicios religiosos que prestan enfatizó que habían modificado los horarios de atención al público por la pandemia, pero ahora abren las oficinas con normalidad de martes a viernes de 08:30 a 12:30 y de 14:00 a 16:30, considerando con todas las normas de bioseguridad.

Los servicios que prestan son fe de bautizo, partidas de matrimonio, actas matrimoniales, actas de defunción, intenciones de misa, presentación de los certificados de los cursos pre matrimoniales y bautismales, esto junto al padre Diego Vega y las hermanas religiosas, lo hacen en la consejería espiritual y la confección que tanta gente lo necesita. Los recursos económicos que se recaudan por estos servicios religiosos van encaminados a las obras físicas que se lleva a cabo en la parroquia donde se construyen las aulas virtuales y el mantenimiento de los vehículos, cosa que va cambiando a lo que se vivía por la emergencia sanitaria, explicó el padre Luis Arias.