Según Fernando Villavicencio que preside la Comisión de Fiscalización de la Asamblea, el caso Celi va más allá de lo que se piensa, aquí están involucradas más plata y personas. Vuelven a aparecer de manera sorpresiva varios nombres del gobierno de Correa, se apunta directo al ex contralor Polit, es decir la trama de corrupción que envuelve al caso Contraloría, se conecta y se reconecta directamente con el correato. 

Mientras Celi aparecía como el verdugo de la Revolución Ciudadana, al parecer no hacía otra cosa que tapar los profundos huecos y los escándalos que esta tendencia iba dejando a su paso, se habla de que muchas figuras de varios partidos políticos están involucradas, es por eso que ahora quieren desesperadamente la cabeza de Villavicencio, para que no salgan a la luz las fechorías en las que han estado comprometidos.

No se sabe si algún día se podrá llegar a la punta del ovillo en este caso, pero la verdad es que, en criterio de muchos se debería disolver  la Asamblea para que se termine de una vez por todas dicha institución, que lo único que trae a este país, es decepción y mal ejemplo.  

Ya se levantan las voces en torno a la posibilidad de la muerte cruzada, pues esta Asamblea parecería que no va a llegar a ningún lado. Es lamentable que la institución no llegue a tener ni el 2% de aceptación entre los ecuatorianos y que nuevamente esté envuelta en casos de corrupción y chantajes sin fin.