Educación

Para cuando llegamos a la madurez, o la edad en la que ya te aburres de estudiar, resulta que hemos pasado casi la mitad de nuestras vidas...

Sindicatos

A mediados del siglo diecinueve, o sea hace un poco menos de doscientos años, en el hemisferio occidental empiezan a sucederse cambios económicos, sociales y políticos interesantes. La sociedad se dio cuenta de la importancia de los medios de producción y del discrimen y explotación que venían sufriendo algunas facciones sociales, principalmente las mujeres y los trabajadores fabriles. La comprensión social de estas diferencias se extiende en el siglo veinte a los afrodescendientes, los indígenas, los homosexuales y otras minorías. Que la sociedad comprenda el maltrato que históricamente se ha dado a minorías que no representan riesgo ninguno, y que se proponga a cambiar su situación en aras de ganar igualdad formal y material, es algo muy bueno. En el presente siglo veintiuno, las cosas se han extremado al punto de volverse lesivas a la sociedad general. Así, el feminismo de la igualdad se está convirtiendo en un hembrismo de la ventaja. El respeto por la orientación sexual diferente se está convirtiendo en una exigencia de tolerancia hacia exhibiciones que la sociedad aún considera impropias. El indigenismo de la igualdad también se está convirtiendo en un revanchismo violento, ventajoso y terrorista. Y así, los que antes hablaban de igualdad, hoy solo quieren encontrar ventajas por sobre el colectivo general. Estudio aparte merece el caso de los trabajadores. Sus motivaciones empezaron por lo obvio: un sueldo digno, vacaciones, trato justo, horas de trabajo compatibles con la biología humana, etc. Nadie se atreverá a decir que estas pretensiones son incorrectas. Pero ¿qué reclaman hoy, los que se dicen representantes de los trabajadores? Pues reclaman cualquier cosa. Desde modificaciones tributarias, control del precio de los insumos y los combustibles, cambio de ministros, elevaciones antitécnicas del salario básico, que se vaya el gobierno de turno… Hoy por hoy, los sindicatos en general no son mas que otras agrupaciones mafiosas orientadas al mantenimiento de las ventajas de unos pocos y que nada tienen que ver con los intereses del cuerpo de trabajadores del país. Como en casi todas estas organizaciones ilegítimas, sus representantes son los mismos, rara vez demuestran resultados objetivos, generan temor en sus propias bases y, en muchos de los casos, ni siquiera trabajan: viven del sindicalismo. Son un problema, no una solución. Quienes dicen representar a los trabajadores, casi siempre ejercen esa representación desde hace muchos años, con poca o ninguna renovación de sus directivas. Algunos mantienen conflictos internos severos que se solucionan (o no) casi siempre bajo circunstancias oscuras. Además no se conoce de propuestas objetivas y operativamente factibles que provengan de los gremios y que mejoren la situación empresarial del país. Recordemos el nexo obligatorio: más empresa = más trabajadores.

Femicidio

Para nada vamos a hacer calificaciones de valor sobre lo poco que se sabe del caso de la ciudadana que habría perdido la vida dentro de una...

Cotopaxi, mañana

Nuestra provincia, ayer, era una joya agropecuaria. Las tierras de Cotopaxi eran generosas y teníamos fuentes de agua por todo lado. La población no superaba un par...

Inocentes

Si, la Constitución dice que todos somos inocentes, no solo hasta que se demuestra lo contrario, sino hasta que haya una sentencia ejecutoriada, pasada por autoridad de...

¿Quiénes somos?

Luego del paro, y comprometidos todos a volver a poner en marcha nuestro país, no podríamos hacerlo bien sin antes saber quiénes somos y cómo llegamos a...

Cuestión de odiar

Las jornadas vividas las últimas semanas nos están dejando lecciones que no queremos ver. Tratamos a los protestantes, antojadizamente y de forma genérica como “indígenas”, cuando la...

Otra columna del paro.

Si, estamos cansados de leer sobre lo mismo. Pero en verdad es sorprendente cómo queda la ciudad cada vez que sucede algo para lo que se supone...

Precio de la leche

Hace pocos días la Asamblea Nacional promulgó una ley en la cual se señalan parámetros para fijar el precio que debe ser pagado a los productores de...

Subir las penas

Muchos creemos que si sancionáramos más fuertemente lo delitos, terminaríamos o reduciríamos significativamente la delincuencia. Y esto es una verdad a medias. Las sanciones...

Stay connected

0SeguidoresSeguir
2,678suscriptoresSuscribirte

Latest article

Aspectos a mejorar de una vuelta ciclista al Ecuador

Descubren falencias en el giro al Ecuador, sólo pasando por 4 provincias; en comunicaciones aún novatos. Acaba de finalizar...

Comunidades preocupadas por la inseguridad y robos en los sectores rurales

2 de las 7 cabezas de ganado recuperadas han sido identificadas. Dirigentes de varias comunidades rurales del cantón Salcedo...

Nuevo comité de seguridad se desarrolló en Cotopaxi

Con el objetivo de conocer la situación actual de la provincia y determinar acciones que velen por la seguridad de la colectividad,...